Maíz: por temor a cierre de envíos, productores aceleran ventas

Economía

Ya se comercializó a precio poco más del 28% de la campaña 2021 que todavía no se cosechó, valor poco frecuente para esta altura del año.

El cierre de las exportaciones de maíz decretado por el Gobierno durante la última semana de diciembre derivó no solo en un paro agropecuario sino también en que los productores comiencen a acelerar las ventas del grano de la campaña 2021 que todavía no cosecharon ante el temor de mayores restricciones en el mediano plazo.

A pesar de que finalmente el Gobierno dio marcha atrás con las restricciones para exportar maíz, el temor aún persiste en el sector y eso se ve reflejado en las estadísticas nacionales. A la fecha los productores vendieron 13,2 millones de la campaña 20/21, lo que representan un 28,1% de la producción estimada en 47 millones de toneladas.

Otro dato a tener en cuenta es que están creciendo las ventas a precio, es decir que el productor entrega la mercadería y recibe el valor de mercado, no hace operaciones a fijar para más adelante. A la fecha ya suman 9,6 millones de toneladas, valor también poco habitual para esta época de la campaña. Por supuesto, la suba de las cotizaciones de los últimos dos meses también habría colaborado para esta situación.

Mientras tanto también se están activando las ventas de soja de la campaña pasada, correspondiente a grano que los productores aún conservan en los silos, y de la nueva cosecha que recién llegaría entre marzo y abril próximo.

Según las estadísticas oficiales, a la fecha, con una estimación de producción de 46,5 millones de toneladas se lleva comercializado un 12%, que equivale a 5,7 millones. Del total unas solo 2,69 millones son negocios a precio. Esto significa que en la soja sigue ganando la modalidad de vender sin fijar posición, una modalidad que le ha traído serios dolores de cabeza a la agroindustria local en 2019 cuando luego de la fuerte devaluación poselecciones PASO los productores masivamente salieron a fijar valores complicando a corredores, acopios y algunas empresas.

Mientras tanto lo que sigue muy activo son las ventas de soja de la campaña pasada ya que, durante la segunda semana de enero, los productores vendieron un total de 561.000 toneladas, nuevamente el factor precio activa negocios.

De esta manera, a la fecha restan aún por venderse unas 11 millones de toneladas de la campaña 2019/20 por lo que se espera que continúen creciendo las ventas por parte de los agricultores teniendo en cuenta que a partir de marzo comenzará la cosecha de la nueva soja.

En tanto, la cotización de la soja continúa en el terreno de los u$s500 en el mercado de Chicago, lo que también impacta de manera positiva en el cultivo de maíz. El mercado está a la expectativa de lo que sucederá en China ante un posible rebrote de fiebre porcina africana y no es para menos, el gigante asiático es el principal comprador de soja para alimentación animal y esto sucede justo en un momento clave en donde venía recuperando su rodeo luego de un catastrófico brote anterior.

En el ámbito local mientras tanto la siembra de soja está llegando a su fin mientras que las precipitaciones de los últimos días lograron darle algo de alivio a los cultivos ya implantados. Lo que resta de ahora en más será esperar que los rindes acompañen mientras la atención sigue puesta en la volatilidad que presenta el mercado de Chicago.

Dejá tu comentario