Martín Guzmán a gobernadores: "El sendero fiscal es el punto donde hoy no hay acuerdo con el FMI"

Economía

El ministro de Economía explicó cuáles son los escollos para avanzar en un acuerdo. Sostuvo que el Gobierno busca "bajar el déficit, pero poder al mismo tiempo jugar un rol contra cíclico que apuntale la recuperación".

El sendero fiscal, es decir el tiempo en el que la Argentina llegará a tener equilibrio en las cuentas públicas, es la cuestión central que traba el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, según resultó de las declaraciones del ministro Martín Guzmán ante los gobernadores en la exposición que realizó sobre las negociaciones con el organismo multilateral.

Tras un desequilibrio primario del orden de 3% para el año en curso, un gráfico que presentó el titular del Palacio de Hacienda contempla una reducción gradual del déficit hasta llegar a cero en 2027.

Por su parte, el presidente, Alberto Fernández, señaló que “la palabra ajuste está desterrada de la discusión. El secreto es crecer” para luego prometer que “no hay posibilidades de tarifazos en los próximos años” en el marco de la negociación con el Fondo.

El sendero fiscal es el punto en el que hoy no hay acuerdo y la diferencia entre lo que planea el FMI y lo que planteamos desde el gobierno argentino consiste en diferenciar un programa que con alta probabilidad detendría la recuperación económica que la Argentina está viviendo y que es esencialmente un programa de ajuste del gasto real, versus poder tener un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte que la economía argentina está viviendo”, precisó el ministro.

“Hay un tema que es crítico que con el FMI que es el tema fiscal y por eso seguimos negociando”, dijo el ministro en declaraciones a los acreditados al término de su exposición.

“La diferencia entre el FMI y la Argentina es entre tener un programa que ayude a darle continuidad a la recuperación versus exponer a la Argentina a la necesidad de la buena suerte para continuar recuperándose”, aseveró Guzmán

En este sentido, consideró “muy importante como Estado Nación que todos estemos todos alineados en defender los intereses de la Argentina”. Y agregó: “nosotros nos ponemos la camiseta de la Argentina y cada quien tiene que definir qué camiseta tiene puesta”.

GUZMAN MUSEO BICENTENARIO.jpg

El Gobierno se encuentra negociando compromisos superiores a los u$s45.000 millones y por más que en el programa de Facilidades Extendidas se reprograman los pagos en hasta 10 años, Argentina igual enfrentara pagos de envergadura. En este punto, Guzmán volvió a insistir en la necesidad de reducir los sobrecargos.

En el mismo sentido, el Presidente sostuvo que “apelamos a la responsabilidad de quienes dieron el préstamo y que advirtieron, en el momento que lo otorgaron, que no era viable”, señalando la corresponsabilidad del organismo multilateral.

Si bien el ministro no precisó cuál es la magnitud del ajuste que plantea el FMI, noticias provenientes de Washington señalan que contra un desequilibrio primario de 3% del PBI propuesto por la Argentina para este año, el organismo multilateral estaría demandando una reducción del déficit en torno al 2,5%.

Esta diferencia, dicen analistas internacionales, habría provocado el rechazo de la propuesta de Guzmán por parte de los técnicos del FMI. Cabe señalar que el déficit primario a noviembre del 2021 era de 0,3% del PBI y en 11 meses el acumulado se ubicaba en 2,1% del PBI.

Grave

Tras señalar que “es muy serio el problema de endeudamiento en moneda extranjera”, el ministro consideró que “la principal tensión” es la deuda que el país afronta con el FMI, que es la que “más condiciona”.

Puntualizó que en el año vencen unos u$s28.000 millones, alrededor del doble del superávit comercial que logró la Argentina en 2021 (unos u$s 15.000 millones). Aunque advirtió que “el acuerdo que buscamos con el FMI no va a resolver todos los problemas de endeudamiento, hay mucho trabajo por hacer va a llevar años resolver”.

ALBERTO FERNÁNDEZ MARTÍN GUZMÁN FMI

El ministro también señaló que lo que se busca es contar con apoyo internacional al esquema de política económica que plantea el gobierno nacional “sin tener que pagar ahora las deudas que tenemos con el FMI”, es decir, que el organismo multilateral otorgue los recursos necesarios para pagarle al propio Fondo.

El ministro aspira a que los Derechos Especiales de Giro (unos u$s 4.300 millones que giró el FMI) que se utilizaron para cumplir con vencimientos al organismo sean restituidos.

Guzmán caracterizó el escenario macroeconómico trazado por el Gobierno, aunque aportó pocos números. Se busca – precisó- una política fiscal contracíclica que coadyuve a la recuperación económica y al mismo tiempo vaya reduciendo el déficit fiscal y el endeudamiento y fortalezca moneda.

Para ello consideró necesario seguir invirtiendo en capital productivo, obras de infraestructura, educación, ciencia y tecnología. Desde el punto de vista de los ingresos, dijo que se apunta un régimen tributario sustentable con esquema de progresividad.

Tasas

En materia financiera, Martín Guzmán explicó que se busca fortalecer al Banco Central reduciendo la emisión monetaria – atada a la disminución del déficit – con tasas de interés positivas para respaldar demanda de activos en pesos y propender a que mayor fracción del ahorro vaya inversión productiva.

También destacó como muy importante que el Fondo haya reconocido que estaba equivocado el diagnóstico del anterior gobierno en cuanto a que la inflación era un fenómeno monetario y que haya aceptado que tiene causas múltiples.

De ahí que el Estado seguirá teniendo un rol coordinador de las expectativas para contener subas de precios y sostener la recuperación del salario real.

ALBERTO GUZMAN MUSEO BICENTENARIO 2.jpg

Reformas estructurales

Un acuerdo qué sí se ha alcanzado con el Fondo es en el carácter estructural de la restricción externa que impide el crecimiento de la argentina, de donde se apuntará a hacer crecer las exportaciones para sostener la estabilidad cambiaria. También se debe desarrollar mercado de capitales y favorecer a los sectores con capacidad de generar divisas, algo “muy diferente” a lo acordado en programas anteriores.

En la misma línea, consideró que el tipo de cambio debe ser consistente con el logro de superávit comercial y la acumulación de reservas. Precisó que una acumulación del orden los u$s 3.000 a u$s 4.000 millones por año constituye una meta razonable.

Control de capitales

También adelantó que seguirán los controles de capitales. Recordó que, como resultado de la política del anterior gobierno, todavía se encuentran atrapados fondos en el país – se estiman que serían unos u$s 5.500 millones – que, si no hubiera restricciones, intentarían salir provocando turbulencias en el mercado de cambios. Anticipó que se aplicarán regulaciones macro prudenciales que faciliten el ingreso de inversiones para la economía real y desalienten los movimientos financieros especulativos.

El ministro remarcó que el programa argentino “cuenta con apoyo de parte de la comunidad internacional pero no toda”. Precisó también que hay intereses en juego, con acreedores que intentan cobrar lo antes posible y que pueden considerar que un esquema recesivo, que contraiga las importaciones, permitiría un mayor superávit comercial y por lo tanto una mayor disponibilidad de dólares para pagar las deudas.

Aunque, alertó “primero que todo está cuidar los intereses de nuestra Patria y asegurar la recuperación económica de la Argentina”.

También dijo que en el directorio del Fondo “hay o quienes no terminan de comprender las fallas del programa anterior”.

En este marco, consideró importante el envío, como establece la ley, del acuerdo al Congreso con el objetivo de lograr amplios consensos en la sociedad. Y agregó “somos más fuertes si negociamos como Estado Nación”.

Guzmán concluyó señalando que un acuerdo “bueno” será el que nos permita efectuar menos pagos, manteniendo la senda de la recuperación y ganar tiempo para seguir mejorando perfil vencimientos.

La convocatoria inició este miércoles a las 17 y culminó cerca de las 20 en el Museo del Bicentenario. Si bien aún no tiene fecha los gobernadores de la oposición con los presidentes de los bloques parlamentarios mantendrán una reunión similar. El jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, no confirmó su presencia.

guzman.jpg

Asistieron al encuentro los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Jorge Capitanich; Entre Ríos, Gustavo Bordet; Formosa, Gildo Insfrán; La Pampa, Sergio Ziliotto; La Rioja, Ricardo Quintela; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; Neuquén, Omar Gutiérrez; Río Negro, Arabela Carreras; Santa Fe, Omar Perotti; Tierra del Fuego, Gustavo Melella; Tucumán, Osvaldo Jaldo. Los de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, Santiago del Estero, Gerardo Zamora, y Santa Cruz, Alicia Kirchner, están presentes mediante videoconferencia.

También por Chubut, el ministro de Economía y Crédito, Oscar Antonena; Córdoba, el presidente provisorio de la Legislatura, Oscar González; Corrientes, el vicegobernador, Pedro Braillard Poccard; Jujuy, el vicegobernador, Carlos Haquim; Mendoza, el ministro de Economía y Energía, Enrique Vaquié; Salta, el vicegobernador, Antonio Marocco; San Juan, el vicegobernador Roberto Gattoni; y Santa Cruz, el vicegobernador, Eugenio Quiroga.

En tanto, acompañaron al Presidente el jefe de Gabinete, Juan Manzur; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro; y los secretarios de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, y General de la Presidencia, Julio Vitobello.

Punto por punto los detalles de la negociación con el FMI

guzman FMI

Dejá tu comentario