Moyano soldado de Kirchner: hoy para camiones contra Telerman

Economía

El Sindicato de Choferes de Camiones decidió el estado de «alerta y movilización» y la aplicación del «trabajo a reglamento» desde esta noche en las cinco empresas de recolección de residuos porteñas. El pedido es un clásico: incorporación de más personal. Es el turno ahora del hijo de Hugo Moyano, Pablo, quien exige la efectivización de 300 trabajadores en empresas. No debe sorprender el dato de que esto se da en plena campaña electoral en la Ciudad de Buenos Aires, en la que el líder de la CGT, tras haber conseguido todo lo que se propuso en las recientes negociaciones salariales, ahora retribuye con esta súbita complicación para el jefe de Gobierno, Jorge Telerman. Deberá lidiar con una negociación en la que todo es para perder y en la que los Moyano son los únicos ganadores.

Hugo Moyano haría desde mañana su aporte a la campaña por la Jefatura de Gobierno porteña, como aliado de Néstor Kirchner y a favor de Daniel Filmus. El Sindicato de Choferes de Camiones decidió ayer «alerta y movilización» y la aplicación del «trabajo a reglamento» (de hecho es un paro) desde mañana en las cinco empresas de recolección de residuos porteñas en demanda de blanqueo e incorporación de más personal. El anuncio lo hizo el hijo del camionero, Pablo Moyano, que indicó que el gremio exige la efectivización de 300 trabajadores en las cinco empresas ante «las nuevas funciones encomendadas a partir del programa Basura Cero» y el blanqueo de otros 100 empleados que cumplen tareas de recolección en las villas de emergencia.

La decisión de «alerta y movilización» comenzó a aplicarse a partir de las 20 de ayer, mientras que mañana se iniciará el trabajo a reglamento, que de hecho significa una huelga, ya que el personal cumple sus funciones de recolección «caminando». Según Moyano, el sindicato reclama la inmediata incorporación y efectivización de entre 50 y 60 trabajadores en cada una de las cinco empresas, que actualmente estaría contratado y que realiza nuevas tareas, como «el lavado de veredas y calles, la atención de 12 mil contenedores y tachos y el barrido de cordones». Agregó que el gremio también demanda el blanqueo de otros 100 trabajadores que realizan la recolección de residuos en las villas de emergencia, ya que «están totalmente en negro», y recordó que el sindicato ya presentó esa solicitud al Gobierno porteño.

Lo que no decidirá el gremio es levantar una montaña de basura en la Plaza de Mayo, frente a la Jefatura de Gobierno porteña, como ya lo hizo alguna vez; pero que ahora resultaría desaconsejable por las consecuencias que la maniobra produciría en el ánimo del votante porteño, que directamente señalaría al camionero y a su aliado, el presidente Néstor Kirchner, como los culpables de la situación.

C.B.

Dejá tu comentario