Nudo complejo que no pudo desatarse

Economía

La mitad de nada... es nada. Y eso es lo que se llevaron los operadores bursátiles, de una semana que ya sirve como para ir decidiendo el primer mes del año. Solamente le fue bien al Bovespa, tras anuncios de Lula que inyectaron vitaminas, pero le fue mal al Dow Jones -con 0,85% de baja semanal- y apenas equilibrado al recinto de Buenos Aires. En definitiva, 8,10% de desplazamiento después de un período completo, lo que dejó al descubierto las falencias que acompañaron toda esta etapa. Los cambios en la composición de los resultados ponderados fueron la nota de color para atravesar una zona de gris profundo. Ruedas con Tenaris a favor, o con ella actuando de lastre. La última de la serie la vio a la siderúrgica aportando al signo positivo. Un tibio 0,71%, pero que fue la base para el remate semanal del índice y que alcanzó a bajar solamente 0,22%: debido a tal aporte.

El Merval tuvo el viernes un piso de 2.034 puntos, con el máximo de 2.055 y que pretendió colocar algún terreno favorable respecto del jueves. Finalmente, nada pudo perdurar de signo positivo, decayendo a 2.039 unidades y verificando ese leve porcentual en contra.

  • Escasa de fondos

    Una rueda que no pudo contar con abastecimiento similar a lo previo debió asumir el día con muchos claros -de pesos y de personashasta totalizar nada más que $ 39 millones escasos, en el efectivo para acciones. Esto resultó 11% de segmento y entre otras especies que también sufrieron del «síndrome del fin de semana». Es evidente que los viernes actúan de discontinuador de operadores, los que se van sin dejar mucha orden en pie. Y así, con la actuación otra vez negativa del Galicia -en términos robustos, de 1,82%- quedaron Cresud y el Hipotecario como mejores exponentes: aunque con fuerzas limitadas para la nómina ponderada. Lo mejor, solamente se resumió a casi quedar en blanco semanal. Es pobre. Y la Bolsa, ociosa.
  • Dejá tu comentario