22 de agosto 2002 - 00:00

Oficial: 53% de los argentinos son pobres

Ayer se conocieron los datos oficiales sobre la situación social de los argentinos: según la encuesta realizada por el INDEC en mayo (ahora computados los principales centros urbanos del país), 53% vive por debajo de la línea de pobreza y 24,8% es indigente. Son 18,5 millones de pobres y 8,5 millones de indigentes en todo el país. En ciudades como Formosa, el porcentaje de pobres asciende a 78,3%. El 70,3% de los menores de 14 años del país ya es pobre. Hay 5,2 millones de pobres más que en octubre del año pasado. Medidas populistas, que sólo en apariencia buscaban mejorar los ingresos de los que menos tienen, causaron este fuerte e histórico deterioro social en el país.

Oficial: 53% de los argentinos son pobres

















La Argentina ya se parece a los países más pobres de América latina: 53% de sus habitantes vive por debajo de la línea de pobreza y en provincias como Formosa esa situación alcanza a 78,3% de sus habitantes. Es decir, que de cada 100 formoseños, 78,3 no puede acceder a los bienes y servicios considerados esenciales. Pero hay un dato que, sin dudas, es el más dramático de todos los que día a día se difunden: 70,3% de los menores de 14 años del país ya vive en la pobreza y 33,4%, en condiciones de indigencia.

No existe antecedente en la Argentina de tener un nivel de vida tan precario: los indicadores actuales no sólo superan en magnitud a los que llegó a tener el país en plena hiperinflación de 1989, sino que además con el agravante de que por entonces, a pesar que la inflación depuraba los ingresos de la gente, había sólo 7% de desocupación con lo cual la solución pasaba fundamentalmente por detener los precios. En cambio ahora el desempleo asciende a 21,7% de la población.

Los datos son oficiales y fueron difundidos ayer desde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El cuadro que ha dejado la devaluación y la larga y profunda recesión está siendo sin dudas dramático: sólo entre octubre del año pasado y mayo de este año se registraron 5,2 millones de pobres más.

• Indigentes

Así, sobre una población urbana estimada en 35 millones de habitantes, hay 18,5 millones que son pobres. Y otros 8,5 millones que son indigentes, es decir, directamente no están recibiendo las calorías alimentarias que se consideran esenciales. Pero, además: desde el INDEC estimaban ayer que en las condiciones actuales, en promedio los no pobres tienen 27,5% de probabilidades de convertirse en pobres hacia octubre próximo, lo que muestra que por el momento este estado de empobrecimiento crónico sigue avanzando mes a mes.

Los datos son a mayo pasado, cuando la inflación acumulaba un alza de 25,9%. Pero en la medida que los precios suben y los ingresos no ajustan el cuadro se complica. Inclusive desde el organismo oficial reconocieron que hacia julio, cuando la inflación acumulada ascendía a 34,7%,
la pobreza se habría incrementado en varios puntos porcentuales más, a pesar de que el grueso de los planes sociales se terminó de repartir en junio. Es que en tanto los precios suben, los salarios nominales han continuado cayendo: en octubre pasado los ingresos promedio del país se ubicaron en $ 569 mensuales mientras que hacia mayo los mismos cayeron a $ 540 aunque 50% de los asalariados gana menos de $ 400 al mes. Así, sólo en el Gran Buenos Aires y donde se registró 49,7% de la población viviendo por debajo de la línea de pobreza en mayo, la cifra en junio asciende a 52%. Hacia 1989, la pobreza en el Gran Buenos Aires ascendía a 47,3% pero con un desempleo de 7% cuando hoy en esa jurisdicción la desocupación se ubica en 22%. La peor situación se da en las ciudades del nordeste del país con 69,8% de su población viviendo en la pobreza y 38,8% en la indigencia. Además, allí se encuentran los salarios más bajos: en promedio apenas se ganan $ 371 al mes y 50% gana menos de $ 300. En Concordia, 71,7% de la población es pobre y 45,8% indigente. En Posadas, 69,1% de sus habitantes es pobre y de ellos 38,6%, indigente. En Gran Resistencia (Chaco), 67,8% de la población es pobre y 36,2%, indigente. En tanto en Corrientes hay 67,2% de pobres y 37,4% de indigentes.

Para el noroeste argentino los indicadores son muy similares con 63,5% de pobres, 29,5% de indigentes e ingresos mensuales de $ 386,5. En
Jujuy, la pobreza asciende a 68,1% y la indigencia a 31,7%. En Salta, 66% de su población es pobre y 37,1%, indigente. En Tucumán: 63,8% y 27,2%, respectivamente.

En Cuyo, 54,9% de sus habitantes vive por debajo de la línea de pobreza en tanto 24,7% es indigente y los salarios promedio mensuales se ubican en $ 439,7. En la región pampeana las cifras son de 52,7 por ciento y 25,1 por ciento, respectivamente, en tanto la región patagónica es la que mejor se encuentra con 39,1 por ciento de pobreza, 15,4 por ciento de indigencia y salarios mensuales de $ 713,7 promedio.

Dejá tu comentario

Te puede interesar