Oficial: se perderá 20% de exportaciones

Economía

El gobierno de Chile solicitó «garantías sanitarias» para limitar sólo a la carne proveniente de la provincia de Corrientes la prohibición que impuso al ingreso del producto argentino a partir de la denuncia del brote de fiebre aftosa.

«La obtención de garantías de que el brote de aftosa se limita a esa provincia y no está extendido al resto del país permitirá limitar el cierre del mercado a las carnes provenientes de Corrientes y acortar el tiempo de veda a las carnes argentinas», se estima desde el gobierno. «La propuesta fue formulada por las autoridades sanitarias chilenas, pero cuenta con el apoyo de los importadores del vecino país que observan con preocupación las consecuencias que tiene en ese mercado interno la pérdida de la Argentina como proveedora de carnes», explicaron los voceros del gobierno.

El pedido fue transmitido al secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Miguel Campos, quien ayer viajó a Santiago para gestionar la pronta reapertura del mercado trasandino para las carnes argentinas, indicaron las fuentes. El secretario argentino compartió un almuerzo con su par chileno, Jaime Campos, y posteriormente se reunió con el consejo directivo del Servicio de Agricultura y Ganadería (SAG) equivalente al SENASA local.

• Regionalización


«Los chilenos procuran que la Argentina diferencie su territorio en diversas regiones a fin de que la aparición de un problema sanitario como la aftosa en alguna de las regiones no obligue al cierre del mercado para la carne de todo el país», indicaron.

Para el secretario Campos,
«el foco de aftosa detectado en Corrientes generará una caída inferior a 20% en las exportaciones de carne, equivalente a una pérdida aproximada de 280 millones de dólares». Según indicó, «dada la gravedad de lo que sucedió, es importante destacar que no va a ser tan impactante como se esperaba».

Durante el año pasado, las exportaciones alcanzaron los 1.390 millones de dólares, por lo que la pérdida se ubicaría en una cifra cercana a los 280 millones, un monto inferior a los 700 millones que habían estimado entidades rurales.

En el caso de Chile, la importancia de este mercado radica en que adquiere unas 40 mil toneladas por año y si extiende la prohibición de ingreso de carnes argentinas por seis meses provocaría una pérdida de 50 millones de dólares.


Al respecto, Campos sostuvo que la caída del mercado chileno fue «lo más grave» que sucedió tras el rebrote de la enfermedad debido a la «importancia del mercado y el valor» de las ventas. Explicó que Rusia y la Unión Europea sólo decidieron cerrar las importaciones procedentes de Corrientes y señaló que «vamos a poder exportar prácticamente 99% de nuestros frigoríficos exportadores». Campos posiblemente también viaje en los próximos días a los Estados Unidos, ya que con el estatus logrado por la Argentina de país libre de aftosa, esa nación tenía previsto abrir el mercado a las exportaciones locales a fin de año. Por otra parte, el dato esencial que se espera durante esta semana es la decisión de la Unión Europea, ya el bloque comunitario admitió que se actuará de la misma manera que en 2003, ya que se vedará únicamente el ingreso de carne desde la provincia de Corrientes.

Dejá tu comentario