Otra maniobra de "Clarín" contra un cable del interior

Economía

El monopolio «Clarín» sigue cobrando $ 37 mensuales por el abono de su controlada Multicanal en la localidad de Punta Alta; a apenas 30 kilómetros de distancia, en Bahía Blanca, el mismo servicio cuesta $ 84. La brutal diferencia obedece sólo al hecho de que en Punta Alta hay competencia y en Bahía Blanca no. Así lo denunció la empresa Punta Alta Visión, víctima de esta clara maniobra de dumping de «Clarín» para eliminarla del mercado y después subir el precio del abono al monto que le parezca más conveniente, ante la ausencia de competidores.

Además de los $ 37, por los que brinda un paquete de señales que en el resto del país cuesta casi $ 90, Multicanal ofrece tres meses sin cargo, conexión gratuita y un paquete de canales «premium» por apenas $ 6 mensuales, que incluye todas las señales de cine de HBO y Movie City, el fútbol codificado y hasta el pornográfico Venus.

En tanto, y dada esta « generosa» oferta del monopolio, Punta Alta Visión -cuyos accionistas son un grupo de empresarios locales- se ve obligada a cobrar $ 47 por un paquete de digital de 85 señales. Según informan esos empresarios, «con lo que recaudamospor abono no alcanzamosa cubrir no sólo lo que nos cobran los proveedores de señales sino tampoco nuestros propios costos operativos»

  • Explicaciones

    Estos hechos fueron explicados el mes pasado por directivos de Punta Alta Visión, en ocasión de declarar en condición de testigos por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) en relación a una demanda por prácticas monopólicas contra el grupo Cable-Visión-Multicanal, presentada por la Cámara de Cableoperadores.

    El organismo, vale recordarlo, depende del « combativo» secretario de Comercio Guillermo Moreno, y fue el que autorizó la fusión «de facto» de CableVisión y Multicanal al permitir una administración unificada para ambas empresas. El dictamen de la CNDC fue refrendado por una resolución firmada por Moreno en la última semanade Néstor Kirchner como presidente de la Nación. Desde entonces vienen sucediéndose episodios de amor y odio, peleas y reconciliaciones (la última de ellas ayer mismo) entre el monopolio que encabeza Héctor Magnetto y la administración de los Kirchner, sin que estos episodios hayan tenido ninguna consecuencia sobre la monopolización del mercado de la televisión paga en la Argentina, permitida y prohijada durante el gobierno del Kirchner varón.

    En tanto esto sucede, y a pesar de las declamaciones inflamatorias de ambos integrantes del matrimonio presidencial respecto de la necesidad de redistribuir la riqueza y de defender a los pequeños y medianos empresarios, compañías como Punta Alta Visión están en peligro concreto de desaparecer merced a la acción monopólica del grupo «Clarín», al que se ataca desde las tribunas pero se lo favorece desde la administración y las normas que se dictan en su favor. Penoso.
  • Dejá tu comentario