Otro súbito giro sobre los talones

Economía

Más que un febrero emocionante, casi se está tornando en infartante y el gráficode los precios amenaza con disfrazarse de electrocardiograma. Ayer, como si tal cosa, el índice giró nuevamente y tanto dibujó un repunte como también volvió a porfiar por mantenerse sobre la centena superior. Un primer paso para no dejar que caídas sucesivas llevaran las marcas a terrenos debilitados. Lo curioso es que las distintas direcciones, del martes y de ayer, se concretaron con sumas negociadas prácticamente idénticas.

En lo que hace a los referentes, se pudo constatar un rebote en el Dow -de 1 por ciento- pero con falta de respuesta en el Bovespa, apenas neutralizando otra baja.

El desarrollo tuvo puntas bien abiertas; en el momento de sus mínimos el Merval llegó a hundirse hasta los 1.676 puntos -cuando provenía de 1.695 anteriores- y desde allí se generó la reacción, casi en términos inesperados. El máximo alcanzó una cota de 1.722 -casi cincuenta puntos entre los extremos- para concluir más suave, en 1.717.

• Marcha pareja

Las agujas de tesorería no se movieron en el recuento de efectivo, algo más de $ 59 millones para acciones y con más de presencia sobre los totales generales: arriba de 9 por ciento. Por lo tanto, la caída de 1,7 por ciento del martes y el repunte de 1,3 por ciento de la víspera se consumaron con similar apoyatura de ritmo. Ergo, la variante notoria provino de la composición del «mix» de órdenes: francamente predominando en oferta la primera vez, con aparición compradora en la siguiente. Esperar los mínimos, para salir a «barrer» posiciones y cerrar un circuito corto de amplio beneficio en sólo dos ruedas pareció ser otro platillo exquisito de nuestro mercado en semana tan insólita. El 4,5 por ciento de suba en Tenaris resultó figura excluyente, otra vez con buen andar en Transener y buen repunte de CEPU, con 3,5 por ciento. Para hoy, todo resultado tiene cabida.

Dejá tu comentario