Para FMI, la UE se mueve "en la dirección correcta"

Economía

La crisis de deuda europea aún está lejos de terminar pero los esfuerzos de la eurozona se mueven "en la dirección correcta", apuntó el vicedirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Zhu Min, al inicio del encuentro de verano del organismo en la localidad china de Tianjin. Dijo que, además de la crisis europea, el mundo debe sortear el elevado endeudamiento estadounidense, un posible "duro aterrizaje" de los países emergentes y un drástico aumento del precio de los alimentos.

"La crisis todavía no ha terminado, aun estamos en medio de ella", dijo Zhu. "Todavía tenemos un largo camino por delante", advirtió.

El FMI teme que un empeoramiento dramático de la situación en Europa pueda tener unas "enormes consecuencias" para la economía mundial. Así, el rendimiento económico podría caer entre un 1,0 y un 2,5 por ciento en Estados Unidos, entre un 1,0 y un 1,5 por ciento en China y casi un 2 por ciento en Japón, advirtió Zhu.

El economista chino y vicedirector del FMI se mostró en acuerdo sobre las recientes decisiones adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) para fortalecer la estabilidad de la zona euro y mostró su confianza en la moneda única. "El euro es seguro", dijo Zhu, que animó además a la Unión Europea a avanzar en la integración de su política financiera y presupuestaria.

Por otro lado, Zhu advirtió que el mundo se enfrenta a otros tres grandes riesgos, además de la crisis de deuda europea: el elevado endeudamiento estadounidense, un posible "duro aterrizaje" de los países emergentes -cuyo crecimiento se ha ralentizado- y un drástico aumento del precio de los alimentos.

Para el vicepresidente del FMI, el desarrollo de China juega un gran papel en la lucha contra los problemas coyunturales globales, por lo que es prioritario "estabilizar el crecimiento y no olvidar las reformas estructurales" en el gigante asiático, cuyo crecimiento económico se ha ralentizado drásticamente a menos del 8 por ciento.

Esta tarde está previsto que el primer ministro chino, Wen Jiabao, ofrezca un discurso ante los políticos y responsables económicos de 90 países que han llegado a Tianjin para partcipar en la cumbre de tres días conocida como el "Davos de verano". En el centro de las discusiones, en las que participan 2.000 personas, estarán el nuevo orden económico resultante de la crisis financiera y el papel de las empresas multinacionales.

Dejá tu comentario