Para los consumidores, la tarifa de gas ya aumentó

Economía

Todavía falta por lo menos un bimestre para que los usuarios de gas natural por redes de todo el país vean en sus facturas el aumento de tarifas anunciado por el ministro Julio De Vido el 19 de setiembre.

Sin embargo, la mayor partede los residenciales que recibió las facturas desde mediados de setiembre y los que las recepcionarán todavía dos semanas más, advierten una suba en el total a pagar, y creen que ya rige el ajuste anunciado por De Vido.

Pero el aumento que se siente en las facturas tiene otro origen: se debe a que en la última modificación del programa de uso racional del gas se triplicó el valor de los castigos para los que consumen por encima de 90% de lo que gastaban en el invierno de 2003, que es el tomado como base.

Como ese año, las condiciones climáticas fueron bastante benignas, la base es baja, aun para un invierno como este último. Por otra parte, en cinco años, con la mejora del poder adquisitivo y el frío que se vivió en 2007, muchos particulares incorporaron más aparatos a gas.

Los usuarios residenciales están divididos en tres categorías R1, R2 y R3. Estos últimos ya no reciben premios, sólo castigos en caso de no cumplir con el ahorro. Un hecho que contribuyó además a acentuar el impacto de los castigos es que se cobraron en una sola vez, los correspondientes al período de más bajas temperaturas, entre junio y mediados o fines de setiembre.

En Capital Federal y Gran Buenos Aires, R1 equivale a un gasto de 600 metros cúbicos anuales, R2 hasta 1.000 metros cúbicos y R3 por encima de ese nivel.

  • Incremento

    Con respecto a las subas de tarifas, según lo anunciado, hay un aumento de hasta 14% que impactará en los R2 y R3 para remunerar el precio del gas en boca de pozo, que perciben las petroleras, otra de 20% para las transportadoras que operan los gasoductos troncales y por último 10% promedio para las distribuidoras que llevan el producto hasta los domicilios.

    El ajuste en el precio del gas en boca de pozo se autorizó la semana pasada a través de una resolución de la Secretaría de Energía, aunque legalmente debe ser el Enargas el que fije el nuevo cuadro tarifario ante cualquier cambio.

    En principio, faltaría que el ente regulador envíe a las distribuidoras las tarifas a cobrar con el incremento para el gas. De este modo recién en las próximas facturas, las que se recibirán a partir de noviembre,En el caso del aumento para transportistas y distribuidoras, todavía no se autorizaron los nuevos cuadros tarifarios. Algunos atribuyen la demora a que hay problemas sin resolver para constituir los fondos fiduciarios a los que se dirigirán los mayores ingresos de aquellas empresas que mantienen juicios contra el Estado nacional en tribunales internacionales. En esta situación se encuentran las dos transportadoras, TGS y TGN, y algunas distribuidoras, como MetroGas.

    De esta manera, el público que está pagando ahora el castigo por no ahorrar, a partir de las facturas de noviembre podría empezar a pagar la suba en boca de pozo, y probablemente a partir de diciembre, el aumento para transporte y distribución.

    En todos los casos, los ajustes son retroactivos al 1 de setiembre, por lo cual, en principio, el efecto sería más fuerte, porque además hubo varios días de frío en setiembre e incluso en este mes. De todas formas, como en noviembre ya se dejan de usar los aparatos de calefacción, la factura no llegará a niveles muy altos en pesos, pero no dejará de advertirse la diferencia.
  • Dejá tu comentario