Persiste el luto

Economía

• Suspenden más de 3.000 trabajadores por falta de energía
• Caen los bonos hasta 3,5%. Temor por freno al crecimiento
• Insólito: el Presidente dice que todo iría mejor si no fuera por el periodismo

Se conocieron ayer más datos que complican al gobierno. La crisis energética está lejos de ceder y ya impacta a pleno en la economía. Trascendió que empresas, especialmente del interior, habrían suspendido más de 3.000 personas ante la imposibilidad de producir con las actuales restricciones de electricidad y gas. Si no llueve en el Comahue, dejará de operar Piedra del Aguila, agravando la situación. Se está importando cada vez más gasoil y fueloil para mantener la generación eléctrica de centrales. El mercado ya anticipa caída en la actividad: la Argentina fue el país que más bajó entre los emergentes. El cupón PBI cayó hasta 3,5% previendo esa menor actividad. Pero Néstor Kirchner no se hizo cargo; de hecho, para él la culpa es de la prensa: «Me quieren hacer perder de cualquier manera», bramó en la Casa Rosada, desligándose también de las dos derrotas que sufrió el domingo.

El gobierno sigue debatiendo internamente las medidas a tomar frente a la crisis energética que en este momento se centra en la electricidad. Ayer se mantuvo la restricción de 1.200 megavatios para industrias de todo el país en el horario de 16 a 24, y para hoy se anticipa la misma medida, aun cuando podría reverse al mediodía si hiciera falta.

De esta forma, Cammesa, la empresa mayorista mixta que controla el despacho eléctrico, suspendió por el momento el proyecto de aplicar todo el día un ahorro obligatorio a las industrias por 1.200 megavatios, cantidad equivalente a la que generan dos ciclos combinados de las centrales más actualizadas.

También por el momento sigue en estudio la resolución para que las distribuidoras eléctricas de jurisdicción nacional (Edenor, Edesur y Edelap) se responsabilicen de que las industrias grandes y medianas de sus áreas de concesión cumplan la restricción exigida por el gobierno, estimándose que ahora el nivel de adhesión ronda 70%.

La discusión gira sobre la posibilidad de que las distribuidoras puedan controlar efectivamente el consumo de las industrias. No hay por el momento un dispositivo que permita observar al momento cómo marcha el consumo caso por caso, de manera que si no se cumple la restricción, el único mecanismo posible es la inspección en cada planta, algunas de ellas con instalaciones internas, a las cuales se debería acceder con la compañía de la fuerza pública.

Una iniciativa que se estudia en la Secretaría de Energía es penalizar a las distribuidoras si no cumplen con la carga que tienen permitida, alternativa que produce aun más malestar en las mismas.

  • Requisito

    Cualquier decisión requiere además una resolución porque la que se está aplicando a industrias sólo contempla que las distribuidoras comuniquen a sus clientes la necesidad de bajar el consumo.

    La Resolución 1.281, dictadapor Energía en octubre del año pasado, contempla que los usuarios con potencia contratada a partir de 300 kilovats (industrias, comercios, edificios de oficinas y de viviendas) deben consumir la misma cantidad de electricidad que en igual período de 2005, y que por el resto deben conseguir generación adicional.

    Casi ninguna empresa cumplió con esa disposición, y finalmente la norma se aplica por 8 horas y en el volumenque se necesita para que el sistema no colapse. Las empresas tratan de evitar el costo de autogenerar energía, aunque también es cierto que no es fácil conseguir combustibles líquidos.

  • Más racionamiento

    Expertos creen que ya no hay posibilidades de sostener el sistema si no se toman medidas de racionamiento más extremas. Según se afirma, en Piedra del Aguila tienen agua para uno o dos días más, mientras El Chocón sería la única represa con reservas para continuar operando por unas dos semanas. La sequía ya es tal que se dice que con tres días de lluvia normal sería insuficiente para recomponer la situación en la zona del Comahue.

    Por otra parte, las centrales térmicas funcionan a veces con gas, a veces con combustibles líquidos porque no tienencapacidad para almacenar fueloil o gasoil por varios días. Como históricamente las usinas son las primeras en no tener gas cuando baja la temperatura, se podría decir que parte de ese producto que le falta a la industria se está destinando a generar electricidad.

  • Agua

    Un dato es que en años anteriores había agua en las represas hidroeléctricas, por lo cual la exigencia sobre las térmicas era menor que ahora. Hoy, cada central necesitaría un barco de gasoil o fueloil por día para no usar gas, por lo cual cualquier retraso podría suscitar mayores problemas.

    No es un problema de costos, porque el Estado termina haciéndose cargo de la diferencia de valores por producir electricidad con combustibles líquidos. Es, sobre todo, falta de depósitos para varios días.

    Las industrias siguen reclamando al gobierno otras medidas para evitar que se les aplique un plan más restrictivo. Mencionan la posibilidad de apagar carteles luminosos en la vía pública o de imponer castigos severos a hogares por no ahorrar energía.

    Pero al gobierno le cuesta tomar medidas que recuerden la crisis energética del gobierno de Raúl Alfonsín, y parece preferir el riesgo de que la salida intempestiva de una máquina derive en un apagón generalizado por barrio o ciudad.
  • Dejá tu comentario