Pese a caída, logran lanzar bono en pesos

Economía

La Secretaría de Finanzas consiguió una tasa levemente inferior a 12% con la colocación del primer bono en pesos a tasa fija. Con una demanda que excedió tres veces y medio lo que salía a buscar el gobierno, el rendimiento conseguido fue de 11,70% anual fijo en moneda local. Hubo, eso sí, un aporte especial del Banco Nación, que compró $ 200 millones, es decir, alrededor de 13% del total que salió a buscar Economía.

La licitación del BONAR Arg a cinco años que efectuó ayer el Ministerio de Economía era una prueba por tratarse del primer título con estas características. «Es la primera vez que la Argentina coloca un título en estas condiciones. En los 90, hubo un bono en pesos en el mercado internacional, pero en realidad se liquidaba en dólares», aseguró el titular de Finanzas, Sergio Chodos, satisfecho por el resultado. Además, explicó: «Nuestra intención es generar una curva de tasa en pesos que sirva como referencia para el sector privado. Otros países de la región ya lo hicieron y nosotros seguimos ese camino».

  • Ingreso

    Con esta colocación, el gobierno emitió nuevos títulos por el equivalente a $ 1.500 millones. Pero el ingreso de fondos será inferior, $ 1.433 millones, porque se colocan a menor valor nominal ($ 955 por cada lámina de $ 1.000).

    Hubo -aparte del Nación-fuerte participación de inversores del exterior, que se quedaron con más de 90% de la emisión. Es más, una orden de $ 150 millones del Citi al precio definido de corte permitió que la tasa se ubicase por debajo de 12%, que era el objetivo oficial.

    El total de presentaciones entre el tramo competitivo y no competitivo llegó a $ 5.264 millones. En total, se presentaron 230 ofertas (sólo 11 fueron del tramo no competitivo) y la mayor parte correspondió a entidades extranjeras.

    «El resultado de la licitación demuestra que no afectó el dato de inflación que dio a conocer el INDEC», señaló la ministra Felisa Miceli, quien enseguida reconoció que «no será fácil mejorar la tasa en la próxima emisión». El Palacio de Hacienda aprobó un programa de $ 4.500 millones en total para el nuevo bono a cinco años.

  • Atracción

    Los inversores del exterior se sienten atraídos por los bonos en pesos por la elevada tasa de interés. Si el dólar se mantiene estable respecto del peso por un plazo prolongado, 11,70% en moneda local se transforma en un rendimiento similar en dólares. Comparado con 5% anual que ofrecen los bonos del Tesoro, se trata de un tasa muy atractiva. Esto demuestra que el mercado no está esperando una devaluación significativa del peso (si fuese así, el nuevo título resultaría muy mal negocio).

    Miceli señaló, además, que al menos una parte de lo conseguido con esta emisión se aplicará a vencimientos de deuda también en moneda local. De todas formas, el compromiso más importante para el Tesoro llegará a principios de agosto, cuando vencen casi u$s 3.000 millones por amortización de capital de BODEN 2012.

  • Emisiones

    Un grupo de entidades locales también está aprovechando el apetito por bonos en pesos a tasa fija. Macro emitió u$s 100 millones a 10,75% en el exterior, Banco Río había efectuado una colocación a tres años en el mercado local (la tasa llegó a 11,3%) y ahora hay otras dos entidades que simultáneamente salieron a buscar fondeo a través de un título en pesos a tasa fija: Hipotecario y Comafi.

    Para los bancos implica conseguir fondeo a plazos extendidos en pesos, con lo cual tienen mayor margen de maniobra para salir a prestar en el mercado en moneda local y a tasa fija. Para el gobierno, éste es un dato central para que haya mayor margen de financiamiento para la inversión.
  • Dejá tu comentario