El petróleo colapsó y se hundió 25%, su peor caída en casi 30 años

Economía

El retroceso generó pánico en los mercados. El Brent -referencia en Argentina- perdió u$s10,91, o un 24,1%, a u$s34,36. El WTI cedió u$s10,15, o 24,6%, a u$s31,13. Son los precios más bajos desde febrero del 2016.

Los precios del petróleo sufrieron el lunes su mayor derrumbe diario desde la Guerra del Golfo en 1991, tras el colapso de un pacto de recorte de suministros entre la OPEP y Rusia, lo que amenaza con inundar los mercados de energía con suministros tras los dañinos efectos en la demanda de la epidemia de coronavirus.

Tras la imposibilidad de un nuevo acuerdo en torno a los recortes de suministros, Arabia Saudita y Rusia anunciaron el fin de semana que elevarían su producción de crudo, lo que podría inundar rápidamente los mercados petroleros en momentos de una demanda global ya deprimida.

La baja de casi un 25% en el crudo generó pánico en los mercados, haciendo que los tres principales índices de Wall Street sufrieran su mayor baja porcentual diaria en más de una década. Esta situación se suma al extendido temor a que el coronavirus lleve a la economía mundial a una recesión.

Los futuros del crudo Brent perdieron 10,91 dólares, o un 24,15%, a 34,36 dólares el barril, después de haber bajado previamente en hasta 31%, a 31,02 dólares, su menor nivel desde el 12 de febrero del 2016.

En tanto, los futuros del petróleo WTI de Estados Unidos cedieron 10,15 dólares, o un 24,6%, a 31,13 dólares el barril. Previamente en el día, el contrato perdió un 33%, a 27,34 dólares, también un piso desde febrero del 2016.

Estas pérdidas suponen el mayor descenso porcentual diario para ambos referenciales desde el 17 de enero de 1991, en plena Guerra del Golfo Pérsico, cuando los precios cayeron cerca de 33%.

El pacto de tres años entre la OPEP -que incluye a su líder de facto Arabia Saudita- y naciones aliadas lideradas por Rusia se vino abajo el viernes, luego de que Moscú se rehusó a apoyar recortes más drásticos de los suministros para lidiar con los efectos económicos del brote de coronavirus.

La OPEP respondió removiendo todas las restricciones a su producción, lo que desató temores a un sobreabastecimiento del mercado, ya sumergido en un exceso de oferta de crudo.

A pesar de la caída de la demanda de energía por el coronavirus, Arabia Saudita planea subir su producción por sobre los 10 millones de barriles por día (bpd) en abril, después de que expire el actual acuerdo de recortes de suministros, dijeron el domingo dos fuentes a Reuters.

El reino -que ha estado bombeando cerca de 9,7 millones de bpd en los últimos meses- también rebajará el precio de venta de su petróleo.

Rusia -uno de los mayores productores mundiales de crudo junto a Arabia Saudita- y Estados Unidos también dijeron que podrían incrementar su producción y que podían confrontar unos precios del petróleo bajos por entre seis y 10 años.

Desplome del petróleo, no tiene precedentes en tres décadas" (Aitor Méndez, analista de IG)

¿Qué dicen los analistas de la caída del petróleo y la crisis de la OPEP?

El colapso de los precios del crudo presionará las finanzas de los gobiernos del Golfo Pérsico, dijo la agencia de calificación crediticia Fitch el lunes. El analista principal de Fitch para Oriente Medio y África, Jan Friedrich, dijo que un declive de casi 10 dólares en los precios del crudo rebajó los ingresos fiscales en el Golfo Pérsico en un 2-4% del Producto Interno Bruto, dependiendo del país. "El colapso de los precios del crudo se verá con claridad en los números fiscales del Golfo Pérsico", dijo Friedrich.

El umbral de precios fiscales -el precio necesario del crudo para equilibrar el presupuesto de un país- en la zona está bien por encima de los 35 dólares por barril hasta los que se desplomó el Brent el lunes. "Está por encima de 80 dólares el barril para Bahréin, Omán y Arabia Saudita. No obstante, los soberanos de mayor calificación, sobre todo Kuwait, Qatar y Abu Dabi, tienen amplios colchones, sobre todo en la forma de fondos de patrimonio soberanos", agregó Friedrich.

En paralelo los mercados desbordaron de temor la evolución del coronavirus en Italia, que puso en cuarentena a la mayoría de sus regiones más ricas y productivas desde este fin de semana para detener la propagación del coronavirus. Unas 16 millones de italianos quedaron en aislamiento.

“El desplome de los precios petróleo crudo, sin precedentes en las últimas tres décadas, ha desatado la histeria colectiva en los mercados y las órdenes de venta se disparan con tanta fuerza que las bolsas estadounidenses han llegado a suspender la cotización de los futuros para evitar que la estampida alcance situaciones más peligrosas”, explica Aitor Méndez, analista de IG, según reprodujo Investing.

El hundimiento del precio del petróleo podría tener todavía más consecuencias, según los observadores. "La caída del 30% en el precio del petróleo no tiene precedentes y está provocando una gran onda de choque en los mercados financieros", dijo Margaret Yang, una analista de CMC Markets.

Dejá tu comentario