Ex CEO del fondo inversor Pimco destaca la viabilidad de la oferta argentina

Economía

Mohamed El-Erian consideró que "tiene una sólida oportunidad de anclar una de las mayores reestructuraciones de deuda soberana en la historia de los mercados emergentes".

El ex CEO del fondo de inversión Pimco y asesor principal de Gramercy, Mohamed El-Erian, consideró que la nueva oferta argentina a los acreedores “tiene una sólida oportunidad de anclar una de las mayores reestructuraciones de deuda soberana en la historia de los mercados emergentes”.

La propuesta “levanta potencialmente una gran nube que se cierne sobre la capacidad del país de crecer de manera sólida e inclusiva”, evaluó El-Erian en una columna de opinión publicada por la agencia Bloomberg.

Según el análisis, la oferta aporta ventajas directas para las finanzas del Gobierno e indirectas al mejorar las perspectivas de la actividad del sector privado, con lo cual “una resolución tan ordenada y colaborativa podría ayudar a superar los desafíos económicos de larga data que recientemente se han empeorado por el Covid-19”.

El-Erian sostuvo que la propuesta “abriría el camino para un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que ha jugado un papel crucial en proporcionar a Argentina un valioso análisis técnico y una validación de terceros para las negociaciones”.

El analista añadió el potencial de "efectos de demostración" beneficiosos para otros casos de mercados emergentes, con lo cual “el resultado puede ser una victoria general, en marcado contraste con las secuelas de la última reestructuración de la deuda del país”.

Las tratativas encaradas por el presidente Alberto Fernández, tras heredar “una situación problemática en diciembre”, apuntaron a la posibilidad de “crecer lo suficientemente rápido e inclusivamente como para sacar a los ciudadanos de la pobreza, liberar el enorme potencial humano y de recursos de la economía”, señaló.

El-Erian añadió que “la perseverancia del Gobierno y el compromiso constructivo de un subconjunto de acreedores, junto con la asistencia técnica oportuna del FMI, han abierto el camino a la posibilidad de una sostenibilidad duradera de la deuda”.

Según los cálculos de Gramercy Fund Management LLC, agregó, la Argentina aseguraría una reducción considerable en sus obligaciones contractuales de servicio de la deuda y un alivio de flujo de efectivo de alrededor de US$40 mil millones durante los primeros 10 años, lo que equivale a alrededor del 9% del producto interno bruto.

“Con una ventana de cinco años sin pagos de amortización y una tasa de cupón promedio de menos del 2%, la Argentina recibiría un tiempo valioso para reasignar recursos en apoyo de reformas estructurales, gastos del sector social y alivio de la pobreza”, destacó El-Erian.

Indicó luego que a cambio de renunciar a algunos reclamos contractuales, los acreedores estarían en una mejor posición para recibir el pago en los nuevos términos, y aquellos que se unan para el cierre programado para principios de agosto obtendrán un incentivo anticipado.

Se evitaría así "el tipo de incumplimiento desordenado que devastaría los precios de los activos, forzaría a liquidaciones de cartera disruptivas y, para aquellos que mantienen sus bonos, socavaría el valor de recuperación futuro al retrasar la capacidad de crecimiento de la Argentina”, evaluó el analista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario