23 de septiembre 2008 - 00:00

Plan de rescate de Bush tambalea en el Congreso

Barney Frank,uno de loslíderes demócratasdelCongresoestadounidense,parecíaayer no quererescucharsobre lasbondades delsalvataje aWall Street.
Barney Frank, uno de los líderes demócratas del Congreso estadounidense, parecía ayer no querer escuchar sobre las bondades del salvataje a Wall Street.
Washington (Reuters) - La aprobación del rescate para el sistema financiero estadounidense por u$s 700.000 millones, impulsado por el gobierno de George W. Bush, parecía ayer postergarse hasta la próxima semana, porque legisladores negociaban compensaciones para los contribuyentes por salvar a Wall Street.

Dos preguntas clave seguían sin respuesta, aun cuando el secretario del Tesoro, Henry Paulson, apareció en cuatro canales de televisión el domingo: ¿Qué precio pagará el gobierno por las deudas de mala calidad? ¿Cuándo comenzará a comprarlas?

«Necesitamos más detalles del rescate; falta el precio que pagarán las autoridades por los activos tóxicos», dijo un analista de FrankfurtFinanz. «El gran detalle que queremos conocer es cómo va a comprar el gobierno esos títulos, y cuánto pagará, cómo funcionará esa subasta invertida», indicó un operador de OakBrook Investments. «Y la gran pregunta es: ¿esto nos pondrá a salvo?», añadió.

Hoy Paulson y el presidentede la Fed, Ben Bernanke, comenzarán una ronda intensiva de audiencias de dos días en el Congreso para acelerar la aprobación de la legislación del rescate.

Los legisladores demócratas, que controlan las dos cámaras, apoyaron el domingo la rápida aprobación del plan de rescate, pero dijeron que se debían incorporar cláusulas para evitar potenciales abusos.

Expresaron su preocupación de que el salvataje para Wall Street pueda expandir los poderes del Ejecutivo sin una supervisiónadecuada, por lo que ya habían denunciado a la administración Bush en el pasado.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo ayer que el plan carece de «salvaguardas necesarias» en varias áreas. Sostuvo que el Congreso tomará medidas esta semana para proteger los intereses de los contribuyentes y para asegurar que el plan incluya una «supervisión independiente, protecciones para los dueños de viviendas y restricciones sobre la compensación excesiva de los ejecutivos».

  • Costo menor

    «No entregaremos simplemente un cheque en blanco por u$s 700.000 millones a Wall Street esperando el mejor resultado», afirmó Pelosi en un comunicado.

    Paulson indicó que el costo final del rescate sería menor que el anunciado, dado que el gobierno retendría los títulos hasta una estabilización del mercado y una recuperación de los precios. «Es el camino menoscostoso», aseguró. Después de las conversaciones de ayer, Barney Frank, un importante congresista demócrata, dijo que el gobierno aceptó el criterio de tomar una participación accionaria en las empresas que buscan un rescate,algo que el Departamento del Tesoro no quiso confirmar.

    Sostuvo que el gobierno también acordó que un directorio de supervisión vigile el rescate, y que el plan debería minimizar el número de estadounidenses que perderán sus hogarespor ejecuciones. Sin embargo, Frank dijo que los legisladores y funcionarios del Tesoro no coincidieron en si a los ejecutivos de las empresas que necesitan un rescate se les debe pedir limitar sus compensaciones. Con los detalles aún en disputa, Frank dijo que podría tomar hasta la próxima semana completar la legislación.

    Por su parte, Henry Waxman, demócrata y presidente del Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, aseguró que «el plan del gobierno enriquecería a los ejecutivos de Wall Street cuyas temerarias inversiones provocaron la crisis financiera».

  • Urgencia

    Como la economía se ha convertido en el asunto más importante en la campaña presidencial estadounidense, a la que le quedan menos de seis semanas, los legisladores procuran tener listo el plan hacia el viernes, porque temen que un retraso podría golpear nuevamente a los mercados.

    Pero incluso si el gobierno recibe la aprobación legislativa esta semana para comprar a los bancos sus pasivos impagos, el sector financiero aún tendrá que recaudar fondos, y los inversores precisamente no están formando fila para ofrecerlos. A menos que los bancos puedan hallar fondos en otra parte, no estarán ansiosos por reanudar el crédito, y eso seguirá dejando a la economía en problemas.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar