Desde 2002, la tasa de plazos fijos perdió un 48% ante la inflación

Economía

Según el cálculo, $100 invertidos tras la Convertibilidad tienen hoy el poder de compra de $52 de entonces.

Según un informe privado, al reconstruir una inversión en plazos fijos a principios de 2002, se calcula que la pérdida acumulada de la tasa de interés contra la inflación alcanzó un 48%. “En otras palabras, $100 invertidos a la salida de la Convertibilidad hoy poseen el mismo poder de compra que $52 de aquel entonces”, indicaron desde GMA Capital, consultora que realizó la estimación.

El documento refiere a lo deficiente que viene siendo la tasa de interés en los últimos 20 años a la hora de desincentivar la compra de dólares. “El track récord de la tasa en pesos no fue deficiente solo en los últimos meses, sino que durante las últimas 2 décadas tampoco fue gratificante para el bolsillo de los argentinos”, señaló GMA.

En relación a lo que sucede en este 2021, el documento consigna: “Los ahorristas que apuestan por plazos fijos a tasa Badlar (TNA 34,1%) asumirían una TNA negativa de 12 puntos considerando la inflación promedio del REM de los próximos 3 meses. Las personas humanas con hasta $1 millón de pesos, aunque la tasa nominal que perciben es 37%, tampoco le ganarían al encarecimiento del costo de vida porque el retorno real sería 9% negativo”. GMA también añade que la recompensa por demandar pesos “es cada vez menos atractiva”.

Desde el BCRA suelen remarcar que el ahorrista tiene una alternativa que, por definición, le gana al incremento generalizado de precios: los plazos fijos que ajustan por CER más un margen de 1%. Sin embargo, estos instrumentos no logran convertirse en una opción tentadora: en diciembre promediaron solo un 2,4% del volumen total.

Y, si bien en el último mes del año mejoraron en relación al mes anterior, la caída con respecto a otros momentos del año es contundente, incluso en términos nominales. En mayo del año pasado los plazos fijos CER + 1% promediaban un volumen de $78.384 millones, mientras que en diciembre ese número alcanzó los $53.071 millones. En lo que va de enero vienen creciendo, pero siguen siendo una alternativa marginal. Parte de ello puede tener que ver con que para ajustar por CER requieren que el ahorrista se quede posicionado durante 90 días, aunque también puede jugar en contra que no es un producto conocido ni asimilado.

Retomando la problemática de la tasa, desde el broker Consultatio también emitieron un informe que destaca la importancia de que el Banco Central ofrezca a quien ahorra en pesos la posibilidad de no perder su poder adquisitivo. El documento señala: “El Gobierno podría ir a un esquema de tasa real positiva sin que ello implique una situación insostenible para el balance del BCRA, aunque será clave que la dominancia fiscal no supere el 3% del PBI. El objetivo de endurecer la política monetaria es aumentar el costo de oportunidad de desprenderse de pesos. 2020 es un claro ejemplo: cuando la tasa se volvió negativa, la brecha se amplió y el BCRA tuvo que vender dólares”.

Por otro lado, explicaron: “De acuerdo a un modelo estilizado, dentro de los escenarios planteados, la tasa de interés real máxima sostenible es positiva. En otros términos, el Gobierno podría tener una tasa de interés real positiva sin que esto implique profundizar los desequilibrios monetarios”.

Juan Pablo Álvarez

Dejá tu comentario