Una familia porteña (sin alquiler) necesitó en septiembre casi $71.000 para no ser pobre

Economía

La canasta alimentaria de septiembre (para una familia tipo, propietaria de vivienda y con dos hijos) tuvo una suba del 3,17% mientras que la canasta básica total (CBT) tuvo un repunte del 3,53%.

Una familia de cuatro miembros que vive en la Ciudad de Buenos Aires debió contar en septiembre con $67.780 para no ser considerada pobre, un 3,23% más que en agosto, según datos de la Dirección General de Estadística y Censos.

El informe precisó que una familia tipo de cuatro miembros, dos económicamente activos, propietarios de vivienda con dos hijos menores de 12 años precisó $36.891 para no caer en la línea de indigencia. En agosto el dato había arrojado $35.700, por lo tanto hubo una suba mensual del 3,23%. En términos interanuales, en septiembre de 2020 se necesitaba un mínimo de $24.229 y la suba supera el 52%.

Para superar la línea de pobreza, la misma familia necesitó $70.049 mientras que el mes pasado la cifra era de $67.780. Esto implica una suba del 3,37% entre agosto y septiembre.

Al mismo tiempo, también se precisó que el mes pasado la misma familia requirió de $108.674 para integrar la clase media y $36.890 para no estar en la línea de indigencia. En agosto, la cifra era de $104.966 para la clase media y $35.700 respectivamente.

Vale tener en cuenta que el cálculo del organismo estadístico porteño no incluye en los gastos al alquiler de la vivienda, que elevaría en diferentes proporciones los recursos necesarios para revistar en cada uno de los estratos sociales. Estas cifras van en línea con la inflación registrada por el INDEC que mostró una aceleración para el mes de septiembre del 3,5%.

La mayor inflación respecto del mes previo respondió fundamentalmente a factores estacionales. Esto se reflejó fundamentalmente en los precios de la división Prendas de vestir y calzado, que treparon 6% por el cambio de temporada y encabezaron los aumentos del mes.

Por su parte, alimentos y bebidas, la división de mayor incidencia en el IPC, registró un incremento promedio del 2,9%, por debajo del nivel general pero superior a la suba que había arrojado en agosto. La cuestión estacional también impactó en los alimentos al provocar aumentos de entre 4% y 9% en frutas y verduras.

En este sentido, se pudo observar que la canasta alimentaria (CBA) de septiembre (para una familia tipo, propietaria de vivienda y con dos hijos) tuvo una suba del 3,17% mientras que la canasta básica total (CBT) tuvo un repunte del 3,53%.

En septiembre, una familia compuesta por una pareja de 35 años, "ambos económicamente activos y propietarios de la vivienda", con dos hijos varones de 9 y 6 años, requirió de estos ingresos para estar ubicado en cada uno de los estratos:

  • En situación de indigencia: máximo de $36.890
  • En situación de pobreza no indigente: mínimo de $36.890,51- máximo de $70.049,13
  • No pobres vulnerables: mínimo de $70.049- máximo de $86.939
  • Sector medio frágil: mínimo de $86.939. Máximo de $108.674
  • Sector medio "clase media": mínimo de $108.674- máximo de $347.757
  • Sectores acomodados: $347.757

Dejá tu comentario