Podrían agotarse combustibles

Economía

El desabastecimiento de combustibles se acentuó ayer en la zona central y norte del país, estimándose que si los cortes de ruta siguen, durante el fin de semana largo se agotarán en Córdoba y en Santa Fe. El problema tampoco podrá resolverse rápidamente si se levantan los piquetes porque el retraso de entregas es muy grande en todo el país. Para agravar el panorama, la empresa Esso decidió bajar 20% anoche la producción en la refinería de Campana por falta de capacidad de almacenamiento.

Esto último se suma a que Shell está produciendo desde hace dos semanas 40% menos de gasoil y naftas en la planta de Dock Sud por controversia de precios con sus proveedores. Se afirma, además, que otras refinerías también podrían bajar la producción si no se normalizan las ventas, porque se considera peligroso tener plantas con producto bloqueadas y camiones cargados y parados en las rutas.

  • Bloqueos

    La situación se agravó ayer porque desde el miércoles están bloqueadas las terminales que tienen en San Lorenzo, Santa Fe, las empresas YPF, Petrobras y Esso. En Córdoba tampoco puede recibir productos la terminal de Monte Cristo de YPF que abastece a esa provincia y a parte del norte del país.

    Por los cortes de ruta, los problemas más graves se registran en las zonas de influencia de Concepción del Uruguay y Paraná en Entre Ríos, Junín en Buenos Aires, Villa Mercedes en San Luis, Barranqueras en Chaco y desde La Plata hacia la Ruta 3.

    YPF dijo ayer que desde principios de mes el plan operativo de despacho de combustibles registró una merma de 25% en todo el país. La empresa agregó que «los cortes que realizan los transportistas en las principales rutas del país están provocando importantes demoras en la distribución de combustibles para las estaciones de servicio de varias provincias».

    Por su parte, el director de Asuntos Públicos de Esso, Tomás Hess, dijo que «todo está muy complicado porque seguimos sin sacar producto y se agota nuestra capacidad de almacenaje y por una amenaza de bomba en la planta de Galván que obligó a suspender la actividad todo el día» (por ayer).

    Agregó que «hay camiones descargados en Quequén y Necochea que no pueden volver a la planta de Galván para reabastecerse, pero además la amenaza de bomba a la empresa Transbahía, que distribuye nuestro combustible en el sur del país, corta los envíos a esa zona». El directivo informó que «por expresa directiva de la Policía a cargo de la investigación, la operación de carga se suspendió en la planta durante 12 horas». Hess agregó que tienen varios camiones con JP1 ( combustible de aviones) parados en Santa Fe que no pueden llegar al aeropuerto de Pajas Blancas, en Córdoba.

    Estimó que Esso tiene 50 camiones inmovilizados, 10 están parados en cortes de rutas en Córdoba, unos 12 parados con carga por la misma razón en Santa Fe, otros 20 que no pueden salir de las plantas y 10 que no pueden entrar». Agregó que «en la Ruta 14 hay camiones cargados que no pueden seguir hacia la Mesopotamia y tampoco se puede llegar a San Luis y Mendoza».

    Hess dijo que «en la refinería hay 'sobrestocks' de fueloil, lo que obligó a bajar la carga de crudo en la refinería, y esto será peor la semana próxima porque también tenemos excedentes de naftas que no se consumen en el mercado interno, para la que se demoran los permisos de exportación».

    En apariencia, el gobierno demora la exportación de fuel por temor a que se registren bajas temperaturas y no alcance la logística de importación del producto desde Venezuela para las centrales térmicas que generan electricidad. Por ahora, Cammesa, la empresa que preside el ministro Julio De Vido, privilegia el fuel venezolano porque tiene varios meses de plazo para el pago.

    No obstante, la demora en permitir exportar también nafta virgen podría asociarse a una forma de presión para que las petroleras importen gasoil, lo que hasta ahora se niegan a hacer por la pérdida que significa.
  • Dejá tu comentario