Investigan concentración de mercado en sectores clave y cadenas de valor

Economía

Mientras avanzan con medidas como el congelamiento de precios en alimentos y medicamentos, en la Casa Rosada buscan “desconcentrar”.

En medio de un proceso de aceleración de la inflación que obtura la recomposición de los salarios, el Gobierno investiga la “concentración de mercado” en tres sectores clave: alimentos, medicamentos e insumos difundidos. Desde la Secretaría de Comercio Interior por un lado y el Instituto Patria, por el otro, encomendaron a centros de estudio pedidos de informes de estas temáticas.

Desde el Centro de Economía Política (Cepa), que dirigen Hernán Letcher y Julia Strada, directora del Banco Nación, están a punto de publicar un informe sobre medicamentos. Al tiempo que el secretario de comercio Interior, Roberto Feletti, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reúnen con laboratorios para definir qué hacer con los precios.

El informe de Cepa asegura que la “concentración en el mercado de medicamentos” se da en Argentina, pese a que existen 354 laboratorios y 229 plantas industriales. “Las ventas están concentradas en las principales firmas. Las primeras diez facturan casi el 50% del total y las primeras 20, el 70% del total”, dice el trabajo.

Además, el documento indica que la concentración se da “a nivel horizontal, pero también en grupos económicos con una alta integración vertical” en la cadena de producción y comercialización. Como ejemplo, cita al grupo Roemmers, que produce principios activos a través de la empresa Maprimed, luego en laboratorios como Roemmers, Investi o Nova, es dueño de la distribuidora Rofina y de la droguería Monroe Americana. Por el contrario, asegura que la comercialización minorista está “atomizada”, con 13 mil farmacias.

El Cepa también fue el centro de estudios que publicó un trabajo sobre el mercado de consumo masivo a principios de este año, muy utilizado por los legisladores del Frente de Todos a la hora de votar la ley de góndolas o la ley de etiquetado frontal. En ese trabajo, indica los porcentajes de facturación que tienen empresas en productos en las góndolas: el 80% de los yogures vendidos fue de Danone, el 79% de los fideos de Molinos Río de la Plata, el 53% de Procter & Gamble, el 59% de las harinas de Molinos Cañuelas y el 57% de la leche de Mastellone.

A esos altos porcentajes se llega con varias marcas dentro de la misma compañía. Como ejemplo menciona el caso de Molinos, que tiene 6 marcas de fideos: Matarazzo, con 33,2% de las ventas, Luchetti, el 25,2%, Don Vicente, el 11,3%, Favorita, Lucchettinis y Manera, el 9,7% en total. En el caso de alimentos, el Gobierno avanzó con el congelamiento de productos, la ley de góndolas, la ley de etiquetado, y ahora envío al Congreso la ley de envases.

En tanto, desde el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (Undav), que coordina Santiago Fraschina, secretario general de Anses y referente de La Cámpora, trabajan en actualizar un informe que publicaron en 2016, llamado “Mercados concentrados y ganancias extraordinarias”. El trabajo lo están realizando con la comisión de economía del Instituto Patria, que busca construir un “informe relevante y a conciencia”, según afirmaron.

En ese trabajo de la Undav, ponen como uno de los focos el sector de insumos difundidos. Indican que el sector siderúrgico tiene al Grupo Techint concentrando el 99% del mercado de la chapa laminada en frío y el 84% de la chapa laminada en caliente. En el caso de la metalurgia, indica que Aluar concentra la totalidad del mercado del aluminio. Hasta el momento, en estas cadenas el Ministerio de Desarrollo Productivo planea convocar a una “mesa de trabajo” a las compañías, pero descartan una medida como el congelamiento.

El informe de Undav pone el foco en las cableoperadoras: “Cablevisión, DirecTV, Telecentro y Red Intercable, las cuatro compañías más grandes, explican el 75% del mercado”, dice el documento. En este sector el Gobierno intentó regular precios vía el decreto 690, pero debido a su judicialización, las empresas no lo respetan y aumentaron los precios 30 puntos por encima de lo autorizado por Enacom. El oficialismo buscará que el caso llegue a la Corte Suprema o sacar una “ley espejo” en el Congreso.

En diálogo con Ámbito, tres analistas heterodoxos criticaron la concentración. “Definitivamente la concentración debería ocupar al Gobierno, que podría avanzar con intentar desconcentrar, aunque es un proceso largo, y sino la otra es con regulaciones”, opinó Hernán Letcher de Cepa.

En el caso de Nicolás Pertierra, del Centro de estudios Scalabrini Ortiz (Ceso), la inflación no se explica por la concentración, pero aseguró: “Mercados concentrados pueden provocar un aumento brusco en un período corto y eso te puede desequilibrar expectativas”.

Para Mara Pedrazzoli, del Centro Cultural de la Cooperación (CCC), el Gobierno debería intervenir con un marco legal más fuerte: “Considero que deberían establecerse mercados esenciales, como alimentos, medicamentos o comunicación, en donde los precios no los pueda fijar la libre competencia, que así como están las cosas, de libre no tiene nada”.

Dejá tu comentario