22 de junio 2007 - 00:00

Previsible: otra vez fracasó discusión por subsidios agrícolas

Potsdam (Reuters, AFP) - Las negociaciones internacionales destinadas a incrementar el intercambio comercial fracasaron ayer, lo que aumentó todavía más las dudas sobre el futuro de la estancada Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Los ministros de Estados Unidos y la Unión Europea (UE), representando los intereses de las naciones ricas, y Brasil e India, para el mundo en desarrollo, rápidamente se culparon entre sí por el fracaso.

Los diplomáticos y funcionarios de comercio habían advertido que, sin un acuerdo entre las cuatro potencias comerciales en su encuentro en Potsdam, sería difícil que los 150 estados miembros de la OMC alcanzaran un entendimiento más amplio, como se esperaba, para fines de julio.

«Potsdam, una vez más, no fue muy exitosa», sostuvo el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Celso Amorim. «Era inútil seguir la discusión sobre la base de los números que estaban sobre la mesa», declaró.

Los cuatro socios comerciales trataban de superar un prolongado estancamiento sobre los temas centrales en la ronda que ya lleva seis años: en qué medida incrementar la apertura de los mercados agrícolas e industriales, y cómo reducir los subsidios agrícolas de las naciones ricas.

Pero a pesar del serio revés, los ministros insistieron en que la ronda de liberalización de Doha no estaba muerta.

«Coloca un gran signo de interrogación sobre la capacidad de los miembros de la OMC para completar la ronda», señaló Peter Mandelson, comisario de Comercio de la UE. No obstante, agregó que «por sí solo (el colapso del diálogo), no significa que las negociaciones no puedan ser encarriladas nuevamente».

La representante comercial de Estados Unidos, Susan Schwab, afirmó: «No abandonamos el proceso, pero este resultado no es feliz». Y agregó que mientras que EE.UU. y la UE estaban preparados para realizar «cambios significativos, hubo una falta de flexibilidad y rigidez por parte de los países en vías de desarrollo avanzado que estaban presentes».

El secretario de Agricultura de ese país, Mike Johanns, explicó que Brasil e India « pidieron cifras que estaban muy fuera de la esfera de posibilidades en términos de acceso al mercado manufacturero. Adoptaron esa actitud desde el comienzo y eso representó un enfriamiento durante toda la semana».

Pascal Lamy, responsable de la OMC, había advertido que si no se producía pronto un avance mayor en la negociación hacia agosto, la ronda podría quedar aplazada durante varios años más o incluso fracasar totalmente. Sin embargo, luego del encuentro, Lamy relativizó el fracaso: «La convergencia entre estos Estados miembros (de la OMC) hubiera sido útil para abrir la vía hacia una convergencia multilateral, pero útil no quiere decir indispensable».

Lanzada en la capital de Qatar a fines de 2001, la Ronda de Doha apunta a sacar de la pobreza a millones de personas por medio de un incremento del comercio. Pero ha enfrentado problemas desde el comienzo, principalmente debido a la agricultura, que es un tema altamente sensible desde el punto de vista político casi en todo el mundo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar