Productores rechazaron medidas y anuncian paro

Economía

«A la cadena de la carne no la une ni el espanto», decía ayer un empresario que reconocía que existen importantes diferencias entre productores, consignatarios y frigoríficos. La amenaza de mayores retenciones para la carne generó una ola de opiniones, rechazo generalizado y la confirmación de que cada sector actúa de una forma distinta frente a la mesa de negociaciones. Algunos salieron a criticar la decisión, otros hicieron silencio y algunos optaron por lanzar una medida de fuerza sin dar lugar a nuevas negociaciones.

CARBAP (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa), la entidad que pertenece a CRA (Confederaciones Rurales Argentinas) y reúne a productores de Buenos Aires y La Pampa, convocó a un cese de comercialización de hacienda desde el 19 hasta el 23 de diciembre en toda la región pampeana.


El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luciano Miguens, reconoció que un aumento en las retenciones de la carne «aumentará la oferta interna», pero aseguró que «esto no bajará el precio de la carne», sino que «sólo hará salir a la Argentina del mercado mundial». Un aumento a las retenciones «será inoportuno para el país porque significará salir del mercado en un momento en que la Argentina tiene un panorama muy favorable en el mundo», consideró.

Miguens explicó que el aumento a las retenciones «sólo provocará un aumento en el costo para el sector exportador, lo que hará que se vuelque más carne al consumo local». Sin embargo, el dirigente aclaró que «esto no hará que baje el precio de la carne ni que se frene la inflación», ya que «el consumo interno también impulsa estos aumentos». CRA, por su parte, emitió un comunicado en el que califica la medida como «inesperada y dañina». La entidad que preside Mario Llambías rechazó recientemente en su consejo directivo la medida que ayer lanzó CARBAP para realizarla a nivel nacional y optó por el diálogo: «CRA llama a la reflexión a todos los sectores y al gobierno para trabajar en positivo por una ganadería que pueda, además de satisfacer el consumo interno, constituirse en uno de los motores del desarrollo nacional», dijeron ayer.

• Mala señal

El presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de la Carne, Miguel Schiariti, advirtió a radio «América» que la suba de las retenciones a las exportaciones de carne puede traer «pérdida de puestos de trabajo» en el sector. «Después del caso de aftosa en la Argentina, se recrearon entre 15 mil y 20 mil empleos, pero esta nueva medida prácticamente saca al país del mercado de la exportación. Si es permanente, sin duda va a generar pérdida de puestos de trabajo», sostuvo el dirigente. Las retenciones son «una mala señal para un sector que tiene cuarenta años de atraso, pero que había empezado a retomar el crecimiento».

La Federación Agraria Argentina es la única entidad que apoyó la medida en contra de la faena de animales de menos de 300 kilos, en consonancia directa con la Secretaría de Agricultura de la Nación. Sobre las retenciones, ayer el vicepresidente segundo de la Federación Agraria Argentina, Ulises Forte, dijo que es «un exabrupto más del gobierno, pero motivado por la actitud del sector frigorífico».

El dirigente reconoció la «clara intención del gobierno de llegar a un acuerdo con el sector privado», pero advirtió que ello no fue posible debido a que «un sector minoritario, siempre ganador, el de frigoríficos exportadores, no quiso resignar un poco de su ganancia y rompió el acuerdo». Forte aseguró que los productores están «dispuestos al diálogo y a resignar algún margen de ganancia».

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías, Alberto Williams, opinó que los frigoríficos exportadores «no pueden arreglar solos este problema» y reclamó que participen de las negociaciones «todos los frigoríficos», aunque aclaró que «tampoco van a solucionar la cuestión de fondo». Williams opinó que el alza de las retenciones generará una reducción de los precios internos, pero a largo plazo, pues en lo inmediato «los productores posiblemente retengan ganado para llegar al peso mínimo de faena».

Dejá tu comentario