Redrado intentó seducir a inversores de Wall Street

Economía

Washington - El presidente del Banco Central, Martín Redrado, se reunió ayer con inversores del Merrill Lynch, JP Morgan y del Crédit Suisse a los que intentó convencer, como lo hizo en anteriores oportunidades, de las bondades de la «flotación administrada», estrategia que desde el inicio en sus funciones frente a la entidad monetaria se encargó de defender.

En los encuentros, Redrado, para seducir a su audiencia, indicó que la «flotación administrada» argentina pasó tres tests en los últimos años: a mediados de 2007, en el inicio de la crisis «subprime»; con el conflicto entre el campo y el gobierno; y ahora, en la peor turbulencia financiera desde la década del 30. Y así, mostrando pruebas de la «eficacia» de esta estrategia, aseguró que el país continuará utilizándola.

Luego de que Brasil devaluara su moneda en las últimas semanas 40% (y el real pasara del nivel de 1,65 por dólar a más de 2,30), el presidente del Banco Central volvió a defender la intervención en el mercado cambiario argentino y planteó qué ocurriría si el valor del dólar se incrementara en ese mismo porcentajeen el país, haciendo hincapié en la alta volatilidad que esto provocaría.

Además de intentar llevar tranquilidad a los inquietos inversores de los bancos de Wall Street, Redrado resaltó lo positivo de la Argentina en contraposición con otras economías: que la crisis la afecta menos por tener un sistema financiero pequeño. Insólito en este reino del revés. También indicó que los bancos del país están sanos, cuentan con liquidez y que existe una exposición al sector público menor que en el pasado.

Por su parte, el ministro de Economía, Carlos Fernández, se reunió ayer con el presidente del Club de París, Benoit Coeure, y ratificó la continuidad de las negociacionesen curso para la cancelación de la deuda argentina con ese grupo.

Si bien el encuentro estaba previsto que fuera con el secretario general del Club de París, Xavier Musca, éste tuvo que asistir a una reunión de urgencia convocado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

  • Ratificación

    La reunión, de corte netamente protocolar, tuvo lugar ayer por la tarde en la sede del Banco Mundial en la que participó también el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. Durante el encuentro se ratificaron los trabajos llevados adelante para la conciliación técnica de las deudas, las cuales seguirán su ritmo regular a través de los responsables de ambas partes, señaló una fuente del Palacio de Hacienda. Fernández «ratificó la decisión política adoptada por el gobierno de cancelar la deuda que la Argentina mantiene con el Club de París», agregó el vocero.

    Más temprano, Fernández participó de la reunión del Comité de Desarrollo, en la que sostuvo que, de agravarse la crisis actual, las naciones en desarrollo se verán afectadas e hizo un llamado para que el Banco Mundial asuma el papel de aportar a un financiamiento contracíclico que ayude a esos países a fortalecer su resistencia frente a la crisis.

    El ministro finalizó su agenda en Washington, donde participó de la Asamblea Anual del FMI y del Banco Mundial, y ayer tomó el avión que lo traerá hoy de regreso a la Argentina. Redrado, en cambio, participará hoy en la reunión del G-30, y en la Asamblea del FMI.
  • Dejá tu comentario