Se acaba el paraíso de commodities

Economía

El maíz, el trigo y el gas se derrumbaron más de 20% desde principios de mes. El petróleo, la carne y la soja, de la que tanto depende la Argentina, 15%. El oro, refugio tradicional en momentos de turbulencias como el actual, 6%. ¿Simple corrección o fin de una burbuja especulativa que infló los precios de las materias primas más allá de lo razonable en el actual escenario de una economía internacional que languidece? El largo plazo dará la respuesta, pero, mientras, las empresas vinculadas a estos sectores ya sienten de lleno el impacto. Gigantes como Monsanto y Agrium ya acumulan pérdidas de 25%; la carbonífera Massey Energy, más de 20%; y la petrolera Exxon, 14% desde mayo, por sólo citar algunos casos. La rueda gira rápido: las acciones bancarias, las más afectadas por la crisis de las hipotecas, asoman ya como las más prometedoras.

El petróleo cayó ayer 3,1%, más de 4 dólares, tras confirmarse que las reservas norteamericanas descendieron la semana pasada menos de lo previsto por los analistas. El barril WTI bajó a u$s 124,40, lo que representa una caída de 15,5% desde que llegó al máximo de u$s 147,27 el 11 de julio pasado.

A ello se sumaron esta semana la previsión de que la tormenta tropical Dolly finalmente no afectará a las instalaciones petroleras en el Golfo de México y un leve fortalecimiento del dólar frente a otras divisas.

Además, el Departamento de Energía de Estados Unidos anunció ayer que las reservas nacionales de petróleo se redujeron durante la semana pasada en 1,6 millón de barriles respecto de la anterior y se situaron en 295,3 millones.

La mayoría de los analistas esperaba un descenso de unos dos millones de barriles en las existencias de crudo, que en cualquier caso son 14,6% menores a las de un año atrás.

Esta caída del petróleo favoreció una vez más al mercado norteamericano. El índice Dow Jones subió 0,26%, hasta 11.632,38 puntos, mientras que el NASDAQ trepó 0,95%.

Todas las materias primas cayeron, en paralelo con la revaluación del dólar contra el euro (la moneda norteamericana cerró en 1,569). La soja se anotó una nueva caída, en este caso de 1,59%. La tonelada cerró en u$s 512, bastante lejos de los u$s 600 que llegó a tocar hace dos semanas cuando el conflicto con el campo se ubicaba en su peor momento. El trigo también fue afectado por la tendencia (1,69% de pérdida), mientras que el maíz cayó algo menos (0,35%). El índice de materias primas que elabora la agencia «Reuters» tocó su nivel mínimo desde principios de mayo, con una caída de 13% respecto de los niveles de mediados de julio.

«El menor crecimiento global está actuando en contra de la suba del petróleo y al mismo tiempo debería disminuir los medios inflacionarios», explicó Stuart Schweitzer, estratega de mercados globales de JP Morgan. Señaló, al mismo tiempo, que los mercados accionarios se están beneficiando de la reducción del petróleo.

En el mercado neoyorquino, las acciones de la aseguradora American International Group (AIG) lideraron las alzas al subir 6,97%, hasta u$s 30,1.

También subieron en ese índice los títulos de American Express (3,55%), Bank of America (3,37%), JP Morgan Chase (2,69%) y Citigroup (1,1%). AT&T anunció que en el primer semestre del año ganó 25,7% más que en la misma fecha de 2007 y que en el segundo trimestre ganó 29,9% más que en igual período del año pasado, gracias al alza de las suscripciones de sus servicios de telefonía móvil.

Pfizer ganó en el primer semestre de 2008 19% más que en los seis primeros meses del año anterior y duplicó su beneficio en el segundo trimestre comparado con igual período de 2007. Fuera del Dow Jones, las acciones de Freddie Mac y Fannie Mae subieron 11,34% y 11,86% respectivamente, pues los inversores aguardaban que la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobara hoy una ley de hipotecas, que incluye un respaldo específico del gobierno a estas dos firmas hipotecarias.

Dejá tu comentario