Se liquida LAFSA, la línea aérea que nunca voló

Economía

El Gobierno nacional dispuso la liquidación de la empresa Líneas Aéreas Federales (LAFSA), una empresa que funcionó casi diez años sin ningún avión, pero con numerosos empleados. Se hizo a través de una resolución del Ministerio de Economía publicada hoy en el Boletín Oficial.

A través de esa medida, el Palacio de Hacienda estableció el "estado de liquidación el estado patrimonial de LAFSA", que deberá estar cerrado "a los 90 días corridos" contados desde este viernes. A partir de ese momento, los activos y pasivos de LAFSA serán "transferidos al Estado Nacional", de acuerdo con el texto oficial.

Además, la cartera de Economía dispuso que a "partir de la extinción de la personería jurídica de LAFSA", se efectivice "su baja de los registros de la Dirección General Impositiva". El proceso de liquidación de esta línea aérea, que en realidad nunca funcionó como tal, se inició en noviembre de 2009, por orden de Cristina Kirchner, quien designó como liquidador a José Alberto Bidart.

A fines de 2012, LAFSA tenía 5 empleados y continuaba en liquidación, con un presupuesto anual de $ 2,5 millones.

Había sido fundada el 21 de mayo de 2003 por un decreto de necesidad y urgencia del entonces presidente Eduardo Duhalde, apenas cuatro días antes de la asunción del expresidente Néstor Kirchner. En aquel momento, el Gobierno de Duhalde consideró "oportuno la creación de una empresa de transporte aéreo, que se encontrará transitoriamente y hasta su privatización en la órbita estatal, sujeta al régimen de derecho privado".

Como marco para el nacimiento de la aérea que nunca voló, 1.300 empleados de LAPA y Dinar, empresas que para mayo de 2003 ya estaban ya habían dejado de operar, protestaban en las calles porteñas, en reclamo por sus fuentes de trabajo.
El lanzamiento oficial de la línea aérea se realizó el 3 de octubre de 2003, en una ceremonia que encabezó Kirchner en el Aeroparque Jorge Newbery.

Al poco tiempo, LAFSA concretó una alianza con Southern Winds (SW), en el que Líneas Federales aportaba los fondos para afrontar gastos de combustible (hasta $ 3.200.000 mensuales durante los primeros seis meses) a cambio de que SW tomara paulatinamente empleados de LAFSA. Ese acuerdo cesó luego de conocerse un contrabando de cocaína en un vuelo de esa compañía privada a Madrid.

Dejá tu comentario