Semana para andar con el casco puesto

Economía

Si se quiere una explicación al porqué de la baja del viernes, tras la impresionante suba del jueves, la cosa es fácil: la plata no apareció.

Ya en aquella jornada hablábamos que los volúmenes eran relativamente escasos. Pero el viernes fueron aun inferiores, de 1.340 millones de acciones operadas en el NYSE se cayó a 1.258 millones, y de las 2.270 negociadas en el NASDAQ se bajó a 1.841 millones. Lo malo es que esto parecería confirmar que la euforia más que euforia fue sólo pánico disfrazado que forzó la cobertura de posiciones. Es así que el resultado semanal es de una baja de 0,89% para el Dow, que se agranda a 6,52% en el caso del mercado electrónico, dando saldos anuales de -9,24% en el primer caso y -21,12% en el segundo. Como promedio podemos tomar el descenso de 2,75% que tuvo el S&P 500 en estas cinco ruedas y de -15% para poco más de tres meses. No es que las cosas estén dramáticas, ya que el viernes el Promedio Industrial cedió un "normal" 1,28% para quedar en 9.791,09 puntos, mientras que el NASDAQ bajó 3,62%. El problema es que veníamos mal, y seguimos sin mejorar. La explicación más escuchada del porqué de la última baja estuvo vinculada con el informe de empleo del mes de marzo. Mientras se incrementó el número de desempleados por encima de lo que estimaban los analistas, también creció el costo horario sobre las proyecciones. Como cóctel, sin dudas uno de los peores, ya que implican una caída en la confianza de los consumidores que se suma a la mayor probabilidad de una acción por parte de la Fed (las apuestas están 1 a 2 y creciendo por un recorte anticipado de tasas). El problema es que esto sólo de por sí no alcanza para explicar el porqué fue tan fácil cortar de raíz lo que parecía un rally alcista. Mas de uno invocó aquello de: "lo que el Señor da, el Señor lo quita", una explicación que a pesar de su contenido teológico es tanto o más razonable. Aun quienes siguen siendo optimistas, y no adhieren a la creciente opinión que la economía norteamericana se dirige de lleno a su primera recesión en más de una década, están admitiendo que la baja del viernes es reflejo del nerviosismo de los inversores que intentan realizar cualquier ganancia que obtienen lo más rápidamente posible. Volviendo al tema de la recesión, el viernes por primera vez un integrante de la Fed, Robert McTerr, admitió que el crecimiento del PBI en el primer trimestre podría ser negativo. A partir de hoy comienza de lleno el período de informe de los estados de las empresas. Lo único que sabemos es que podemos esperar muchas sorpresas, así que si puede, lleve el casco bien puesto.

Dejá tu comentario