Solá ahora impone cambios en Banco Provincia

Economía

Escenario de la pulseada entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde, el Banco de la Provincia ingresará en una etapa de normalización cuando -si no hay sobresaltos- el Senado bonaerense designe esta semana a Gustavo Lopetegui como presidente de la entidad.

Entre hoy y mañana -o a más tardar el viernes-, la Cámara alta tiene previsto aprobar los pliegos de Lopetegui y de tres miembros del directorio: el empresario Sebastián Miranda, Dámaso Larraburu -que renueva mandato- y Félix Sirio, de estrecha relación con Felipe Solá.

La intención de Solá es que el lunes los nuevos directores juren en sus cargos. Con eso se clausurará uno de los capítulos menos públicos pero más tórridos de la guerra de posiciones que, con Buenos Aires como ring, protagonizó el peronismo.

Días atrás, Lotepegui analizó con Solá su plan de acción que, a grandes rasgos, apunta a
potenciar los préstamos (llegar a $ 1.000 millones y 15 mil pymes en 2007) a sectores estratégicos de la producción, la vivienda y el consumo, y diseñar productos para quienes no acceden a los bancos.

Si no surgen imprevistos en el Senado, la semana próxima el BAPRO recuperará el quórum; por estas horas, el banco cuenta con apenas dos directores:
Adolfo Boverini, que como vicepresidente de la entidad está, desde agosto pasado, a cargo de la presidencia, y el ex senador Hugo Corvatta.

• Tramo final

El lunes último, Solá aceptó las renuncias de Francisco Eggers, Cristina López y Dante Giallombardo, directores que habían recalado en el BAPRO de la mano del ex titular de la entidad, Jorge Sarghini. Además, caducaron los mandatos de Rubén Lusich y Larraburu.

Frente a eso, el banco contará con dos -Boverini y Corvatta- de los nueve miembros del directorio.

Así y todo, los números del BAPRO no sintieron los coletazos de la crisis política: en el tercer trimestre del año, durante el interinato de Boverini,
el banco incrementó sus utilidades en $ 79 millones, acumulando $ 153 millones entre enero y setiembre.

Lopetegui tiene que transitar el tramo final hasta su jura. Para hoy está previsto que se reúna con la Comisión de Acuerdos del Senado, donde meses atrás se trabó su designación. Pero el mapa político cambió; por entonces,
el duhaldismo contaba con una mayoría que ya no tiene. Esa accidentada historia comenzó cuando en junio Jorge Sarghini presentó su renuncia a la jefatura del BAPRO para convertirse, horas después, en candidato a diputado nacional del duhaldismo.

Frente a esa salida, Solá propuso a Lopetegui -por entonces ministro de Producción bonaerense- como reemplazo.
Pero el PJ, con mayoría en el Senado, arguyó que Lopetegui, ex dueño de Eki, tenía impedimentos legales y cajoneó su designación. Ese viaje accidentado terminaría esta semana.

Dejá tu comentario