Suspendió Telefónica juicio contra el país

Economía

En el paso previo al desistimiento definitivo, Telefónica suspenderá su demanda contra el Estado nacional por más de u$s 2.800 millones, la más alta de las presentadas hasta ahora ante el tribunal del Banco Mundial. Tiene un significado político: se firmó mientras está en Buenos Aires el canciller español, Miguel Angel Moratinos. De esta forma, España vuelve a actuar su rol de intermediario entre Néstor Kirchner y las empresas. También defiende sus negocios. A cambio de suspender el juicio, Telefónica logró, entre otras cosas, que se cerrara una discusión sobre sus obligaciones contractuales y se admitiera un cumplimiento "aceptable". También obtuvo un leve ajuste en llamadas urbanas por reducción de descuentos.

El gobierno firmó finalmente con Telefónica de Argentina la carta de entendimiento que ya se había anunciado como un hecho en julio pasado desde España. El documento incluye la suspensión del juicio contra el Estado nacional ante el CIADI, tribunal arbitral del Banco Mundial por un período de 210 días hábiles. Este plazo, a su vez, empezará a correr a los 30 días de realizada la audiencia pública en que se debatirá el entendimiento. La empresa además confirmó inversiones para este año por $ 1.000 millones.

Para desistir definitivamente del juicio iniciado por la ley de emergencia, se deberá aguardar hasta que el Poder Ejecutivo dicte el decreto que ratifique el acta acuerdo de renegociación del contrato. Esto supone un plazo mínimo de un año para que el acuerdo por escrito esté reformulado y para que la empresa renuncie a litigar contra el Estado nacional por la pesificación y congelamiento de tarifas decididos luego de la salida de la convertibilidad de diciembre de 2001
.

• Reclamo

La suspensión del juicio y el acuerdo para su desistimiento son importantes para el gobierno nacional, ya que la demanda iniciada por Telefónica reclama una indemnización por u$s 2.834 millones, la más alta requerida por la ley de emergencia, y ya se encuentra en una fase avanzada en el CIADI.

A cambio, la empresa logró el reconocimiento oficial de que cumplió «aceptablemente» con las condiciones establecidas en el contrato y en el marco regulatorio, y que «sólo han existido incumplimientos puntuales que han sido objeto de sanciones».

Desde el punto de vista de las tarifas, no hay un aumento en el precio de las llamadas.
No obstante, se reduce en una hora el horario en que rige la tarifa reducida, lo que significa menores descuentos (o suba encubierta). Las llamadas locales, que hasta ahora tienen tarifa reducida a partir de las 20 horas, pasarán a tenerla a partir de las 21. Según un vocero de la empresa, la modificación es «insignificante» desde el punto de vista de sus ingresos, y tendría un impacto menor que 1% en tarifas.

De todas formas, éste es el punto que suscitaría más cuestionamientos en una audiencia pública. Porque las llamadas locales realizadas entre las 20 y las 21 costarán el doble a partir de la aplicación del entendimiento. Esto es así, porque una unidad de comunicación cuesta $ 0,0469 más IVA en cualquier momento del día, pero dura 120 segundos en horario normal y 240 segundos en el reducido
.

El acuerdo también incluye el ajuste del precio de la terminación de las llamadas entrantes de larga distancia internacional. El valor se triplicará (o dicho de otra forma, se dolarizará), pero no lo pagarán los usuarios de nuestro país, sino quienes realicen llamadas desde el exterior.

En la práctica, la pesificación de ese tramo de las llamadas internacionales entrantes está beneficiando desdela devaluación a las telefónicas internacionales, por lo cual es un tema que está en agenda por lo menos desde junio de 2002
.

• Compromiso

La carta de entendimiento también indica que «las partes se comprometen a cumplir y mantener las condiciones jurídicas establecidas en el contrato de transferencia y la normativa vigente». El Ejecutivo prometió además constituir en el futuro «un marco jurídico estable que permita regular la actividad del sector, a cuyo efecto elevará un proyecto de ley al Poder Legislativo» ( nueva ley de telecomunicaciones).

La carta de entendimiento que se firmó es considerada por la empresa «un antecedente necesario para arribar al acta acuerdo de renegociación contractual».

Se estima que a mediados de marzo será la audiencia pública, y que en las últimas semanas de abril el acuerdo entrará al Parlamento para su aprobación. De esta forma, hacia mediados de junio podría estar firmado el decreto y ser puesto en vigencia entre julio y agosto.

Si esos plazos se cumplen, la reducción de descuentos en llamadas locales será la primera suba de tarifas que afectará a los usuarios residenciales desde la devaluación
.

El acto en que se firmó el entendimiento estuvo encabezado por el presidente
Néstor Kirchner y contó con la presencia del canciller de España, Miguel Moratinos. Durante la ceremonia, el presidente de Telefónica, Mario Vázquez, aseguró que «la suspensión de la demanda responde a la confianza y al compromiso de Telefónica con el país».

Por su parte, el ministro de Planificación, Julio De Vido, consideró que la decisión representa «un punto de inflexión» en las negociaciones con las empresas concesionarias de servicios públicos que reclaman la recomposición de tarifas y la revisión de contratos.

El ministro consideró que si bien el acuerdo se refiere a la suspensión y no al retiro de la demanda, «es eventualmente definitivo, porque hay una suspensión en principio hasta que el acuerdo se implemente administrativamente».

Dejá tu comentario