Tanto ruido para cerrar en baja

Economía

Reapareció el viejo «salpicón» de pequeñas novedades a lo largo de la semana, regado con agrio vino de la Fed y mechando la carne del mercado hasta... hacerla pasar de cocida. Finalmente, el platillo quedó desabrido, y viendo que después de tanto palabrerío e indicadores, la semana resultó contraria para casi todos. Yendo por partes, el viernes vio al viento soplar en contra y a partir de una Wall Street que ya parece vivir con estrés, a la espera de cada nueva que surja. (Motivo de bajas, que nos da para desarrollarlo en la columna de Cupones.)

A partir del Dow decayendo más de 1%, nivel de desplome, el Bovespa lo copió enteramente y terminó decayendo 1,2%. A todo esto, en China le dieron una vuelta de tuerca a la tasa de interés, pretendiendo colocar otro dique a las euforias. Su Bolsa de Shanghai le respondió a la inversa. Y quedó así Buenos Aires, con la encomienda que le llegaba de afuera. Puede decirse que nuevamente realizó oportuno esquive del grueso de la pérdida, porque solamente reflejó en el cierre 0,44% que -por cotejo con los demás- hasta puede pasar por «bueno». Se culminó con ritmo de $ 87 millones efectivos, buena marca y que lo sostiene en términos de gran liquidez, con un Merval que hizo piso en 2.264, tocó cumbre en 2.287 y terminó en diez puntos más abajo: 2.277, equidistantes.

  • Idas y vueltas

    Semanita de idas y vueltas, concluyó con saldos de plena mediocridad. El Dow perdiendo 0,42%, tras lucir sus nuevas sumas máximas; el Bovespa, por allí cerca: 0,34 por ciento.

    Y lo del Merval que se situó algo por encima, en la baja, acusando 0,45% de retroceso en el período. Noticias individuales le dieron nota «de color» al cierre (en especial la suba en Ledesma, a través de adquirir una planta de otra cotizante: Massuh). Trepó con muy dulce 11%. En el otro extremo, recaída en Tenaris -con 1,85%- y que condicionó a toda la nómina líder. Cierre insaboro, al que hoy habrá que encontrarle el gusto. La Bolsa, «demisec».
  • Dejá tu comentario