Por la fuerte demanda de pickups, Toyota prevé elevar la producción

Economía

El problema es el desabastecimiento de piezas y la capacidad de los proveedores.

Ante la fuerte demanda de la pickup Hilux, Toyota ya prepara un aumento de la producción en su planta de la localidad bonaerense de Zárate para llevarla a nivel récord.

El plan de la compañía es incrementar en 6% la capacidad de fabricación, a partir de 2022, para llevarla a 150.000 unidades anuales.

Este año espera lograr producir 142.000 vehículos, si las condiciones de abastecimiento de piezas y las restricciones sanitarias se lo permiten.

Desde abril impuso un ritmo de producción de una unidad cada 90 segundos -lo que se denomina “tak time”- y espera llevarlo a una cada 87 segundos. De esta manera fabricaría 640 unidades diarias en dos turnos. El objetivo de 150.000 vehículos, entre Hilux y SW4, es sin contar los fines de semana y los feriados.

La automotriz, en la actualidad, está funcionando todos los días posibles para recuperar producción perdida durante las dos semanas que tuvo que suspender un turno de producción por el alto ausentismo de personal por contagios de covid. Por eso, también, mantendrá la producción durante la semana de receso invernal que, tradicionalmente, se registra en julio.

La demanda de Hilux y el SUV SW4, tanto interna como externa, está en su pico histórico. Hay varios meses de demoras para comprar una unidad en el país y también es fuerte la presión para cumplir con los compromisos externos.

En la compañía estiman que necesitarían llegar a 160.000 de producción para equilibrar la oferta con los pedidos, en base a las órdenes de compa actuales.

Esta suba de la capacidad de fabricación se implementará con el regreso del personal, después de las vacaciones de verano, que se otorgan en enero. Para febrero tendrían que estar trabajando al ritmo pleno.

Todo dependerá del normal abastecimiento de piezas. En los últimos meses, la terminal japonesa tuvo que levantar turnos de producción por demora en la llegada de autopartes desde el exterior. Los problemas logísticos para el comercio exterior, como consecuencia de la pandemia, siguen siendo un cuello de botella en muchas industrias.

También los proveedores locales tienen que estar en condiciones de enfrentar una mayor actividad ya que deberán aumentar su producción para cumplir con la demanda nueva que plante Toyota.

Los autopartistas sufren las mismas dificultadas que la automotriz con la provisión de insumos del exterior, sumado a las trabas que hay para importar por demora en el otorgamiento de los permisos aduaneros. Toyota es el principal productor y exportador de vehículos del país. Alrededor del 70% de las unidades que fabrica las vende en el exterior.

Dejá tu comentario