UIA festeja: real alcanza valores récord

Economía

Cristina Fernández ya envióseñales de que continuarála dictadura del dólar alto. En Brasil, todas las proyecciones indican que el real seguirá su derrotero alcista frente al dólar. De modo que en los próximos meses se vislumbra una mayor competitividad de las exportaciones argentinas frente a las brasileñas. Algo que seguramente alegrará a los defensores del proteccionismo del mercado doméstico.

El dólar en el mercado paulista ya se negocia a 1,75 real. Esto, claro, gracias a que el Banco Central brasileño retomó la compra de divisas, de lo contrario estaría aún más bajo.

El ingreso de capitales a Brasil se ha intensificado luego que depurara el impacto de la crisis financiera internacional. Y prueba de ello es que tras el magro incremento de setiembre (u$s 1.844 millones) en octubre las reservas retomaron su tendencia creciente acumulando ya un aumento de u$s 3.865 millones. Así, al 29 de octubre el ente monetario comandado por Henrique Meirelles ostenta u$s 166.827 millones (han crecido 94,4% en 2007).

En realidad, el ingreso de capitales se aceleró luego que el Comité de Política Monetaria (Copom) del Central interrumpiera los recortes en la tasa de interés de referencia.. Vale señalar que este mes el dólar ha caído en Brasil más de 4,3%, pero el mayor retroceso (3,8%) ocurrió después que se decidiera mantener la tasa en 11,25% anual. Sin duda fue un aliciente para que los capitales financieros redoblaran la apuesta en la economía brasileña.

  • Ventaja potenciada

    El gobierno de Néstor Kirchner mantiene el dólar cerca de $ 3,20. Así, la paridad entre el peso y el real se ubica ya en los niveles más altos de los últimos años. Ayer el tipo de cambio bilateral bajó a 0,552 de real por cada peso (o $ 1,813 por real). En lo que va del año ha caído casi 22%. Esto potencia la ventaja competitiva de la oferta exportable argentina sin mediar ninguna ganancia de productividad. En sí, constituye una muralla invisible como freno de la avalancha importadora, que calmará, en parte, los reclamos proteccionistas del empresariado local.

    Pocos dudan que la estrategiacambiaria de tener un peso débil seguirá siendo uno de los pilares del próximo gobierno.

    En Brasil se descuenta que la sobreoferta de dólares se mantendrá pese a cierta retracción del superávit comercial (por el fuerte aumento de las importaciones). Y esto sin contar que el gobierno de Lula puede vanagloriarse de conseguir la cucarda de grado de inversión de las calificadoras de riesgo, lo que intensificaría más aún la entrada de capitales, sobre todo financieros.

    La avalancha de dólares sobre Brasil, si bien tiene su correlato en el aumento de las reservas, ha tomado una dimensión inesperada. Vale mencionar que, según datos de la central fabril paulista, Fiesp, la entrada de capitales por el canal financiero entre 1973 y 2005 sumó u$s 92.170 millones. Pero entre 2006 y 2007 supera los u$s 92.180 millones. Sólo en el primer semestre el ingreso de dólares financieros fue de u$s 61.610 millones.
  • Dejá tu comentario