Un baño de verdad merced a GE y Fed

Economía

Desde la reunión de Praga en el 2000 que los integrantes del G-7 no coinciden en su preocupación por el valor de una moneda. En aquel entonces era la debilidad del euro, hoy es la del dólar (al viernes perdía 9,3% frente al yen y 7,7% ante el euro). Pero consenso en una declaración no significa que "mañana" veamos una acción conjunta para fortalecer la divisa norteamericana. De hecho hasta ahora todas las acciones han sido unilaterales. Las de la Fed ya las conocemos. China, a regañadientes se va abriendo al mundo. Europa en cambio, se vuelca sobre sí misma.

Las economías emergentes más abiertas abandonan el patrón dólar. Las más retrógradas y cerradas -particularmente aquellas con esquemas de "convertibilidad" de hecho- comenzarán dentro en muy poco tiempo a implementar tarifas diferenciales para el dólar a fin de no tener que enfrentar la realidad. El resultado final es que esta historieta tiene para rato, lo que mirando lo acontecido la última semana no luce muy alentador.

  • Fuerte retroceso

    Si bien la tasa de los treasuries quedó viernes contra viernes casi sin cambios, el período de calma aparente por el que transitábamos en el frente bursátil se cortó violentamente el viernes al retroceder el Dow 2,04% -la mayor baja diaria en cinco semanas- a 12.325,42 puntos.

    Es fácil culpar de ello a GE que en pocas horas perdió u$s 47.000 millones de su valor bursátil -12.8%, la mayor baja desde el crack del 87-, al reconocer las dificultades que enfrenta para liquidar algunos de sus activos por falta de financiamiento. De hecho el saldo semanal para el Promedio Industrial fue una merma de 2,3%.

    Pero si la mayor empresa industrial de los EE.UU. no consigue fondos bajo condiciones razonables, posiblemente la culpa es más de la Fed que de ella misma. Esta semana 9 de los integrantes del Dow presentan sus balances (sin olvidar otros tanto o más importantes como Google o Harley Davidson) lo que permite pensar que el foco de los inversores seguirá centrado en las cotizantes. Ojalá así sea.
  • Dejá tu comentario