Un beneficio para porteros encarece más la propiedad

Economía

El kirchnerismo porteño se daba el gusto ayer de sancionar una ley que beneficia al sindicato de porteros, que conduce el secretario general del PJ Capital, Víctor Santa María, uno de los aliados de Alberto Fernández en el distrito y promotor de la candidatura a jefe de Gobierno porteño del titular de los ministros.

La norma amplía las viviendas de los encargados y, de ser promulgada por Jorge Telerman, se aplicará a partir de entonces y su aprobación será parte del festejo que planifican para mañana los encargados de edificios con asistencia de legisladores y funcionarios de diversos rubros.

La Legislatura porteña aprobó anoche esa ley que obliga a contar con viviendas más amplias para los porteros de edificios nuevos de más 800 metros cuadrados, es decir que no impondría modificar las actuales condiciones de las multiviviendas.

  • Picardía

    La aprobación de la norma, que exige unidades de al menostres ambientes para los encargados, fracasó el año pasado, cuando el kirchnerismo quería llevarla a la cena anual del sindicato de porteros ( Suterh) que lidera Víctor Santa María, donde el invitado especial fue Rafael Bielsa.

    Se trató de una picardía, durante la campaña del diputado, pero se frustró, por falta de votos.

    Ahora se repite la ocasión, sin candidato en campaña y sin que esté confirmada la asistencia de Néstor Kirchner o de su esposa Cristina, quien participó el año pasado del festejo.

    Por eso ayer, los autores de la ley, Sandra Bergenfeld y Juan Manuel Olmos, impulsaron su sanción, ya que mañana será la fiesta del sindicato beneficiado.

    Según Bergenfeld, la nueva disposición sólo afectará a 1% de los edificios con un costo de u$s 3.400 según estima la diputada. Lo cierto es que la Capital Federal está siendo centro de grandes inversiones inmobiliarias, pero la norma regirá para las construcciones nuevas posteriores a la reglamentación.

    Según los fundamentos del proyecto, que cambia el contenido del Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires, se trata de «encontrar una solución a la necesidad habitacional de los encargados de los edificios, en lo que respecta a la superficie mínima, ya que la mayoría suele tener familias con hijos».

    De ese modo se establece que «actualmente, la dimensión mínima que establece el Código de la Edificación para la vivienda del encargado es de 30 m2 y la obligatoriedad es de sólo 1 dormitorio».

  • Imprescindible

    Para los diputados «se considera necesario e imprescindible la ampliación de sus viviendas, elevando el metraje de las mismas en 10 metros cuadrados llevándolas de 30 m2 a 40 m2 e incorporando un segundo dormitorio sin perjuicio de contar con los mismos servicios centrales y de confort que los demás departamentos».

    Para hacer posible la modificación, el cambio se hará en el Código de la Edificación, que impondráque «todo edificio que conste de 15 o más unidades, o supere los 800 metros cuadrados, o tenga 4 o más pisos, deberá poseer una vivienda destinada al encargado del edificio que cuente como mínimo de una sala común, dos dormitorios, baño y cocina».

    Además los encargados de edificios deberán contar con los mismos servicios centrales que el resto de las unidades.

    En principio, el proyecto lo había elaborado, el año pasado, Bergenfeld desde la Comisión de Vivienda, pero este año lo presentó también Olmos, hasta lograr el despacho y la preferencia para que ayer finalmente se aprobara.
  • Dejá tu comentario