“San Juan cierra 2021 con un crecimiento de entre el 5.5% y el 6 % del PBG”

Edición Impresa

El gobernador de la provincia de San Juan aportó los últimos datos económicos y sociales y adelantó un futuro de más desarrollo.

Ningún país del mundo estaba preparado para hacer frente a una pandemia tan letal como lo es la del covid-19, mucho menos las provincias. Pero allí estaba el nuevo virus que en pocas semanas llegó a la Argentina.

Presidente, gobernadores, intendentes, vimos desplomarse nuestra agenda y nuestras metas porque había que atender lo urgente, la salud de los argentinos, la salud de los sanjuaninos.

Antes de la pandemia, San Juan presentaba una tendencia de crecimiento de largo plazo que alcanzó los 53,3 % en términos constantes para el periodo 2004-2019. Es decir que económica y socialmente estábamos fortalecidos.

En 2020, y como resultado de la crisis causada por el covid-19 que afectó la economía global, el país y la provincia no estuvieron ajenos a los efectos negativos que produjo, estimándose una contracción del PGB del -13,0 % respecto de 2019.

Si bien es cierto que la pandemia es la principal responsable de esta contracción, también lo fueron la reducción en la producción minera metalífera y la crisis hídrica que afecta principalmente al sector agroproductivo, ciclo que sigue agravando la situación de este sector.

Pero si medimos 2020 sin estos dos últimos efectos (sequía y menos producción de oro), el PGB 2020 registró una caída directa por efecto pandemia de 8.1 %.

A lo largo del 2020 San Juan priorizó mantener un equilibrio entre el status sanitario y el desarrollo económico, y solo se registraron dos periodos de cierres totales, lo que permitió revertir más rápidamente las tendencias negativas producto de los aislamientos.

Ante este escenario, junto a mi equipo convocamos a los actores económicos y sociales, tanto públicos como privados, a una mesa de diálogo denominada “Acuerdo San Juan”, con la meta de planificar la provincia para el periodo pospandemia, comprometiendo voluntades que permitan generar las condiciones necesarias para el desarrollo de las distintas actividades que conforman el entramado socioeconómico.

Los frutos de Acuerdo San Juan se ven en el periodo de recuperación actual, que se refleja en 15 de los 16 sectores económicos con variaciones interanuales positivas en los niveles de actividad, alcanzando en el conjunto de la economía un crecimiento del 6,4 % acumulado en los primeros nueve meses del año.

Al proyectar de forma moderada el cierre de 2021 se estima que el PGB alcanzaría un crecimiento estimado entre el 5.5 % y el 6 %.

EQUILIBRIO FISCAL, EMPLEO

San Juan sostiene desde hace casi dos décadas su compromiso de consolidar la sostenibilidad fiscal, registrando resultados financieros positivos aún en periodos de recesión económica.

Por ejemplo, durante el periodo de pandemia 2020, San Juan terminó el año con un superávit financiero total respecto al PGB de 0,4 %, permitiéndole no acudir al endeudamiento aprobado por la Cámara de Diputados, ni tampoco hacer uso del Fondo de Reserva Anticíclico que hoy asciende a casi $11.000 millones de pesos y garantiza el pago de dos nóminas completas de salarios estatales.

Durante el segundo trimestre del 2021, y fruto de la recuperación de la recaudación y la prudente gestión de los recursos, se registró un superávit financiero total sobre el PGB de 1,1 %.

El impacto positivo de la recuperación económica incide también en el comportamiento del empleo, que según datos informados por SIPA, dependiente del Ministerio de Trabajo, ubica a San Juan entre las tres primeras provincias con mayor tasa de recuperación del empleo formal privado en los últimos cuatro meses. Promediando variaciones interanuales de 6.5 %.

Esta evolución positiva también se manifiesta en variables sociodemográficas, según datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), en el segundo trimestre de 2021, la desocupación se ubicó en el 4,9 %, alcanzando de esta manera promedios históricos del año 2018 y 2019.

En esta misma línea, la pobreza se ubicó, en el primer semestre de 2021, en 36,2 %, 4.4 p.p por debajo de la media nacional, la cual registró para igual periodo un 40,6 %.

Mientras que la indigencia en el mismo periodo se ubicó en 6,3 %, 4.4 p.p por debajo de la media nacional ubicada 10,7 % respectivamente.

En base al actual ritmo de recuperación económica, proyectamos para el 2022 un crecimiento aproximado del 4,1 %, contemplando la totalidad de los sectores económicos de la provincia y la continuidad de la emergencia hídrica.

PLANIFICACIÓN Y TRABAJO

¿Cómo es posible que una provincia que fue tildada de “inviable” haya logrado sortear mejor la crisis de la pandemia?

Es simple: trabajo, equilibrio fiscal, diálogo con todos los sectores, planificación y cumplimiento de la palabra empeñada.

Pusimos en marcha el Modelo San Juan, que implica brindar herramientas al sector privado para que estas sean generadoras de mano de obra genuina.

Profundizamos nuestra diversificación económica y a nuestra industria madre, la vitivinicultura, y a la minería, agregamos la generación de un polo deportivo que produce un movimiento económico y turístico importante. Este año San Juan se convirtió en la Capital de la Energía Limpia, la provincia cuenta con 15 parques generadores de energía fotovoltaica y otros nueve proyectos adjudicados.

Además San Juan incorporó la producción de Cannabis Medicinal a esta diversificación económica. Ya germinaron más de 4.500 semillas que se entregaron a las empresas que forman parte de CANME, empresa estatal.

La obra pública en San Juan es un gran aportante en este crecimiento ya que la construcción fue una de las actividades que casi no paró por la pandemia. Actualmente tenemos en obra más de 8.000 viviendas, pavimentos, hospitales, que son grandes generadores de mano de obra y dinamizadores de toda la economía.

Somos la única provincia que está construyendo seis hospitales, nuevos o ampliaciones muy importantes en el Gran San Juan y en departamentos alejados.

Se invirtió en seguridad con tecnología de punta, en equipamiento para salud, en educación, y otras decenas de acciones que nos mantienen en la ruta del desarrollo. Y tenemos, fundamentalmente, sanjuaninos y sanjuaninas de espíritu noble, con cultura del trabajo, que día a día aportan para la construcción de este San Juan grande, en esta tierra que amamos.

Dejá tu comentario