Animación e ingenio

Espectáculos

El mundo, tal como lo conocemos, desaparecerá para siempre. Primero aparece una señal que inunda la TV, las PC y las pantallas de los celulares con extrañas imágenes hipnóticas que paralizan a quienes las ven. Luego la situación empeora con la aparición de gatos gigantes, inmóviles como estatuas, en las terrazas de los edificios de todas las metrópolis del planeta, incluyendo por supuesto Buenos Aires, donde la Plaza de Mayo es sólo una de las locaciones de esta extraña invasión felina. Pero el argumento, delirante aunque coherente en su delirio, incluye más sorpresas, empezando por la curiosa importancia que los tatuadores tendrán en el nuevo orden mundial.

Ayar Blasco, un personalísimo animador autor de muchos cortometrajes, pero también del largo “El Sol”, se supera a sí mismo en esta formidable película que utiliza técnicas de animación económicas y las dota de un tono épico. Su tratamiento del color, o del blanco y negro cuando hace falta, es original, igual que la astuta banda de sonora que sabe cuando volverse cuasi sinfónica o aportar extraños timbres a los diálogos, ya sean de extraterrestres o de terrícolas. Pero sobre todo Blasco -que también participa vocalizando a algunos de sus personajes- arma una divertidísima historia con la que el espectador se puede identificar, a pesar o gracias al delirio general que describe.

“Lava” (Argentina, 2019). Dir.: A. Blasco. Animación. Voces: S. Castiglione, J. Bustos, M. Piroyansky.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario