Arranca Separadas, única tira local para TV abierta en 2020

Espectáculos

Debuta el lunes en El Trece y es, por el momento, la única del año. Hace converger una veintena de actores y temas como la violencia de género.

“Separadas”, que debuta el lunes próximo a las 22.15 por El Trece, cuenta la historia de siete mujeres que se ven afectadas por un fraude inmobiliario que las sume en una profunda crisis y las deja al borde del abismo.

Con siete protagonistas de peso como Celeste Cid, Marcela Kloosterboer, Mónica Antonópulos, Julieta Zylberberg, Gimena Accardi, Julieta Nair Calvo y Agustina Cherri, los galanes que orbitan en torno de estas mujeres serán Mariano Martínez, Marco Antonio Caponi, Sebastián Estevanez, Maxi Iglesias, Ludovico Di Santo, Andrés Gil y Victorio D’Alessandro. También participan Viviana Saccone y Laura Azcurra.

Escrita por Marta Betoldi, Esteban del Campo y Josefina Licitra, la dirección es de Sebastián Pivotto y Martín Saban. Klosterboer y Cherri, dos de las “Separadas”, dialogaron con la prensa.

P.: ¿Cómo describirían a las separadas en este nuevo milenio, que es muy distinto a otras épocas?

Marcela Kloosterboer: Tal vez en otras épocas si decías separada era separada del marido, y hoy es separada de tu profesión, de los mandatos sociales, de tus hijos. Cada una está separada de algo y no necesariamente de un hombre. Yo soy Luján Alcorta, que es abogada y mi mejor amiga es Martina, que es el personaje de Celeste. Se va a ir descubriendo que soy la amante del cuñado de ella hace años y eso es el principio de la historia.

Agustina Cherri: Yo soy Romina Baldi, soy la policía de la historia, no conozco a nadie, las conozco a todas en el primer capítulo. Hay un gran conflicto y yo soy quien ordena, pero en realidad soy una policía de escritorio y no tengo mucha experiencia en campo, lo que hace que se me vaya todo un poco de las manos y termine forjando un vínculo que quizás si no, no lo lograría. Tengo una pareja durante mucho tiempo que está entrando en un terreno un poco más oscuro a nivel violencia, entonces es también tomar la gran decisión de qué hacer con ese vínculo.

P.: Se abordan los temas de rigor que pareciera no pueden faltar, como feminismo o violencia de género, ¿hay alguna temática que desentone?

A.C.: Cada una tiene su historia individual y hay mucho de las siete juntas, con el punto de vista de cada una frente a una misma situación. Se puede contar lo mismo desde distintas miradas, todas válidas y respetables. De un mismo tema son siete campanas, cada una desde distinto lugar.

P.: ¿Qué plantean, por caso, sobre los femicidios?

A.C.: Las víctimas de violencia de género son personas de cualquier clase social, de cualquier edad y realmente es una víctima que tiene un montón de conflictos a superar. En la fuerza policial también sucede, algo que se supone que se tiene tan claro, también se puede ser víctima.

M. K.: Lo que yo rescato es que entre nosotras, las siete separadas, hay muchos conflictos entre los personajes, puertas adentro se pueden matar todas, pero cuando se tienen que unir, se unen.

P.: En lo cotidiano ¿cómo manejan el ego del artista?

M.K.: Si hay alguna inseguridad es más con uno mismo que con los demás y el estar buscando la competencia de ver qué hace el otro.

P.: ¿Cómo es protagonizar la ficción del prime time de un canal abierto en tiempos de streaming?

M.K.: Para mí es un orgullo que habiendo tantas propuestas para ver que se apueste a producir en lugar de poner una lata. Me gusta sentir que la gente está esperando que llegue la ficción del prime time. Más allá de la competencia, hay mucho de “estoy esperando, ¿cuándo empieza?”. No se perdió eso de la familia en la casa viendo la tele en la cena.

P.: ¿Cómo evalúan la TV actual con respecto sus comienzos en la pantalla chica?

A.C.: Es otro mundo. Yo arranqué cuando tenía 6, hace 30 años atrás había cuatro canales, no existían las redes sociales. De hecho mi hija, que tiene 11, ahora que quiere ser cantante, entonces está con las redes. Cuando yo empecé no había esta exposición tan grande que tiene hoy. Es mucha información que los niños tienen y la masividad de réplicas sobre lo que uno puede mostrar o decir.

M.K.: Hay más oferta para nosotros, además del aire están Netflix, Amazon y no sé qué más.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario