Buen policial en la Triple Frontera

Espectáculos

Un expolicía es contratado como perito e investigador del asesinato de un hombre pode-

roso en la zona de la Triple Frontera donde, según el guión de este film, todo puede pasar. La trama es compleja y bien armada, y está llena de detalles sórdidos que la convierten en un buen ejemplo de cine negro en un ambiente distinto de los acostumbrados.

Un convincente Roberto Birindelli es el detective que se mete en un asunto más turbio del que pensaba, empezando por el detalle de que el cuerpo que da lugar a la investigación fue castrado antes de ser asesinado. El trabajo, para colmo, incluye interactuar con la corrupta policía local, y la pesquisa pronto va deshilvanando intrigas relacionadas con trata de personas, venta de bebés y pedofilia.

Roly Santos es un director experimentado que ha filmado por todo el mundo, y aquí se las ingenia para volver creíble la elaboradísima historia que, de todos modos, no deja de incluir algunos lugares comunes del género, pero bien asimilados por detalles localistas que le dan un tono original. El uso de locaciones es excelente y el elenco es más que correcto. El film sólo pierde un poco de eficacia por su duración de casi dos horas y una música demasiado melancólica.

“Agua dos porcos” (Argentina-Brasil, 2020). Dir.: R. Santos. Int.: R. Birindelli, M. Neiva, A. Lopes. (Cine.Ar).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario