Los hermanos Coen, por caminos separados

Espectáculos

Termina una de las duplas más exitosas de Hollywood desde los años 80, pero en total armonía. "La tragedia de Macbeth" ya no los tuvo juntos.

Ethan Coen, ganador del Oscar junto a su hermano por “Fargo” y “Sin lugar para los débiles”, abandonará el cine para centrarse en otros formatos narrativos como el teatro. Tras haber anunciado que no iba a formar parte del último proyecto de su hermano Joel, “The Tragedy of Macbeth”, que se verá este mismo año, ahora añadió que tiene decidido no volver a trabajar en la industria del cine. Fue Carter Burwell, compositor que ha trabajado con los hermanos en “Fargo” y la más reciente “La balada de Buster Scruggs”, quien en una entrevista a sostuvo que Ethan “parece muy contento con lo que está haciendo ahora” y que no tiene “claro” cómo continuará la carrera de Joel, que dirigirá por primera vez sin el aporte de su hermano menor. “Además tienen una tonelada de guiones que han escrito juntos y que están en varias estanterías. Espero que los retomen, porque he leído algunos y son geniales. Estamos en un momento en el que uno nunca sabe... quizá nos retiremos todos, porque este es un negocio impredecible”, sostuvo el músico.

En 2019, Ethan había dado una entrevista en la que avisaba que se tomaría un descanso de las películas para enfocarse en proyectos teatrales. En el marco del New York Film Festival, Joel Coen proyectará el 24 de septiembre su largometraje sobre el clásico de William Shakespeare, en una versión que muy acorde con los tiempos que corren será interpretada por un actor negro, Denzel Washington, acompañado por Frances McDormand, esposa del realizador, como Lady Macbeth.

“Es extraño trabajar sin Ethan”, agregó Burwell en esa entrevista, “pero él ya no quería filmar. Así que va a ser un poco diferente para todos nosotros”. Burwell confirmó que su partitura para “The Tragedy of Macbeth” se grabó en abril en Nueva York. Fue muy cansador, admitió, escribir una partitura formada sólo por instrumentos de cuerda para que cada músico pudiera llevar barbijo, según las exigencias de ese momento. “Pero es Macbeth, y hay escenas de batalla, así que necesitaba metales”, agregó. “Hicimos los metales por separado, con seis músicos. Después de que tocaron, no se permitió que nadie entrara en la sala durante cuatro horas mientras se hacía circular el aire y se desinfectaba el lugar”. Burwell añadió sobre su partitura de “Macbeth”: “Una de las cosas que hice fue grabar cosas acústicamente y pasarlas por dispositivos de distorsión. La distorsión de los sonidos acústicos es una de las direcciones hacia las que se dirige el sonido hoy en día”.

Temas

Dejá tu comentario