Los monstruos están furiosos y el público lo disfruta

Espectáculos

Luego de que en “Godzilla II” (2017) el lagarto gigante que viene asolando Japón desde los años 50 liquidase a todos sus monstruos enemigos, el mundo parecía haber quedado en paz. Pero, al comienzo de esta esperada “Godzilla vs. Kong”, el enorme mutante reaparece para atacar unas instalaciones científicas de una tal empresa Apex. Mientras algunos creen que

Godzilla se volvió destructivo, otros sospechan que sabe algo que los demás no conocen sobre Apex, y pronto descubren conspiraciones que explican su comportamiento. Quienes creen

que hay que detenerlo confían en que su único rival podría ser el simio Kong, visto por última vez en la excelente “Kong Skull Island”. Así que el célebre gorila reaparece en versión digital, un poco más cansado y tierno, ya que no tiene romance con bel-dades adultas sino que se relaciona con una nena que es la única que se pueda comunicar con él.

La trama posee pasajes delirantes, como un viaje al centro de la tierra para recargar su energía, porque es el último sobreviviente de una estirpe

de criaturas gigantes que habitaron el planeta milenios atrás. Mientras tanto, otros grupos

de científicos sostienen teorías no menos estrafalarias, pero

todo eso importa poco porque lo que el público quiere ver es

el duelo de gigantes que tiene aquí tres rounds a toda super-acción. Los efectos especia-

les están a la altura de estos colosos y sus combates, ya sea en

el mar, entre los edificios de Hong Kong o a plena luz del día están diseñados con imaginación y pericia técnica, y no van a decepcionar a los fans, aun cuando deban tolerar algunos diálogos humanos que apenas se sostienen.

“Godzilla vs. Kong” (EE.UU.-Australia, 2021).

Dir.: A. Wingard.

Int.: A. Skarsgard, M. Bobby Brown, R. Hall.

Temas

Dejá tu comentario