Philip Roth odiaba que filmaran su obra (pero amaba a Nicole Kidman)

Espectáculos

La actriz australiana, que protagonizó "La piel del deseo" basada en una de sus novelas, debió contener sus repetidos avances amorosos.

Tres años después de su muerte, el eterno candidato al Premio Nobel de Literatura, Philip Roth, volvió al primer plano de la atención en los Estados Unidos con la aparición de la monumental obra “Philip Roth: The Biography”, de Blake Bailey, de casi 1.000 páginas.

Bailey examina los dos frustrados matrimonios del autor y las circunstancias que rodearon la creación de sus obras más memorables, desde su colección de cuentos de 1959, “Goodbye, Columbus”, que publicó a los 26 años, hasta su muerte por insuficiencia cardíaca en 2018. “Yo era un gran admirador de su escritura”, dijo Bailey “pero la suya fue mi cuarta biografía literaria”.

La muerte del escritor se produjo justo a tiempo para eludir el movimiento #MeToo, que probablemente lo habría “cancelado” por su tendencia al sexo casual y su condición de impenitente mujeriego, a veces con sus estudiantes más jóvenes, que conocía cuando daba clases en prestigiosas universidades.

El mismo Roth hizo material literario de este tipo de relación en varias de sus obras, como “El animal moribundo”, llevada al cine en 2008 por Isabel Coixet como “Elegy”, con Penelope Cruz y Ben Kingsley como el alter ego del autor.

Roth fue uno de los escritores más lúcidos en retratar la identidad nacional tal como era, en contraste con la imagen que los mismos estadounidenses suelen tener de sí mismos. La nueva biografía, según las primeras reseñas aparecidas en la prensa, hace un equilibrio entre las flaquezas personales del narrador y sus virtudes literarias. Roth llegó a estar preocupado por su perfil público y, en la década del 90, comenzó a trabajar en una biografía con Ross Miller, pero ambos se pelearon en 2009. Bailey se acercó a él en 2012. Tuvo un amplio acceso personal, a sus conocidos y a sus documentos privados. Entre otras cosas, reveló el gran interés que tenía el autor de “El lamento de Portnoy” por la aparición de su biografía, y el odio que sentía por Woody Allen.

El libro da cuenta también de su desprecio por la adaptación cinematográfica de sus películas (y del cine en general), aunque sentía una gran debilidad por algunas de sus actrices, en especial por Nicole Kidman, que coprotagonizó con Anthony Hopkins la versión de “The Human Stain” (“La piel del deseo”, 2003), otra historia de un profesor tortuoso y mujeriego, que dirigió Robert Benton. De acuerdo con la biografía, Kidman, que compartía con Roth el mismo abogado de sus respectivos divorcios, fue cortejada por el escritor a lo largo de toda la filmación, y hasta se vio obligada a rechazar un avance en una cena que compartieron. Más tarde, ella le dijo a un amigo común que le mencionó a Roth: “Por favor, dile que crezca”.

Él sostenía que la palabra era más duradera y precisa que la imagen, y se fastidiaba cuando la televisión se ocupaba de su obra y, como ilustración, usaba algún clip de cine, como por ejemplo imágenes de “Goodbye, Columbus” (que en la Argentina se llamó “Los principiantes”), como si esa película --protestaba--, tuviera algo que ver con su libro.

“Los principiantes” fue estrenada por Paramount en marzo de 1969, un mes después de la publicación de la tercera novela más vendida de Roth, “El lamento de Portnoy”, sobre un niño judío perseguido por su niñera y por una madre que se masturba con un trozo de hígado (la versión para el cine de esa novela, protagonizada por Richard Benjamin, llegaría en 1972). Pero él seguía opinando que todas las películas eran “cultura de mierda” y, pese a que había aceptado los u$s25,000 de derechos de autor, no quería saber nada con el producto final ni, mucho menos, que el mercado llegara más tarde a comercializar el video y el DVD de la película juntamente con la novela. Cuando ocurrió eso exigió a la editora que discontinuara la venta del “combo”. “Espero que se entienda que mis libros se venderán exactamente por lo que son, y no como adjuntos, subproductos o lo que sea“.

En el estreno de “Los principiantes” rechazó una invitación para asistir al estreno o incluso para conocer a Ali MacGraw, quien interpretó a Brenda Patimkin y tenía, según le aseguró su propio padre, “la más linda tushy” (“la cola más linda”, en yiddish). También cuenta Bailey que únicamente de incógnito Roth se aventuró a ver la película en un cine de Times Square, y más tarde llevó a su amigo Herman Schneider, quien recordaba a Roth riendo tan estruendosamente que la gente se daba vuelta para callarlo.

Temas

Dejá tu comentario