San Sebastián, con primer premio discutible

Espectáculos

El 69° Festival de Cine de San Sebastián cerró ayer con una discutible decisión del jurado: otorgarle el premio mayor a la película por la que nadie apostaba, que había repelido al público y obtenido el puntaje más bajo en la encuesta diaria de los periodistas acreditados, la rumana “Blue Moon”, de Alina Grigore, una historia de abusos previsibles filmada con cámara en mano, planos cortos y crispación continua.

Público y críticos apostaban por dos exquisiteces: la danesa “As in Heaven”, de la cineasta Tea Lindeburg, que describe finamente las aspiraciones frustradas de una joven en el siglo XIX (obtuvo al menos el premio a Mejor Dirección) y “Benediction”, del veterano poeta Terence Davies, que solo recibió el de Mejor Guión. Del resto no hubo quejas, y sorprendió gratamente el alto número de mujeres premiadas, 19 en total, contando todas las secciones del Festival.

Principales ganadoras, Jessica Chastain y la jovencita Flora Ofelia (Mejor Actuación, premio compartido, por “Los ojos de Tammy Faye” y “As the Heaven” respectivamente), Lucile Hadzhihalilovic (“Earwig”, cuento fantástico, Premio Especial del Jurado), la veterana Celine Sciamma (Premio del Público de la sección Perlas por “Petite maman”), Iciar Bollain (Premios Irizar al Cine Vasco, y Signis, por “Maixabel”, tocante historia del encuentro entre una viuda y el asesino arrepentido de su esposo), Tatiana Huezo (Premio Horizontes Latinos y otros dos galardones por el drama mexicano “La noche de fuego”). A destacar, lo de Chastain, que pocos días atrás ganó en Toronto, con lo que parece muy encaminarla a su primer Oscar.

Los varones premiados fueron diez, entre ellos Gaspar Noé (“Vortex”, Premio de la sección de estilos libres Zabaltegui), Jonás Trueba (“Quién lo impide”, retrato de una nueva generación a lo largo de cinco años) y Emmanuel Carrere (“Entre dos mundos”). Detalle ecuánime, el premio a la Mejor Actuación de Reparto se lo llevó el elenco mixto de la película de Trueba.

Para el cine argentino, la cosecha fue magra: apenas una mención especial en la sección Nuevos Directores, lograda por la dominicano-argentina “Carajita”, de Silvina Schnicer y Ulises Porra. Paralelos al Festival existen los encuentros de empresas europeas con cineastas latinos que llevan sus películas a medio hacer, en busca de apoyo. Allí alcanzaron el podio (lo que significa aportes de euros y/o servicios) “La gruta del viento”, de Eduardo Crespo, “Alemania”, de María Zanetti, y “Camionero”, de Francisco Marise, natural de Pergamino, que agradeció “un empujón enorme para un camión que va pesado”. En ese encuentro el Premio Egeda Platino fue para “Vicenta B”, del habanero Carlos Lechuga,.

Temas

Dejá tu comentario