Scarlett Johansson, de actriz fetiche de Woody Allen a grabar con Bowie: por qué puede hacer historia en los Oscar

Espectáculos

Esta semana recibió dos nominaciones al máximo galardón del cine y, en caso de ganar en ambas, se convertirá en la única en lograrlo. Cómo se convirtió en la actriz mejor paga del mundo.

El 2019 no fue un año más para Scarlett Johansson. El protagónico de “Historia de un matrimonio” y su actuación en “Jojo Rabbit” le valieron el reconocimiento para un premio que nunca la había tenido en cuenta. Y, encima, por partida doble. Cuando el 9 de febrero se entreguen los Oscar 2020, la actriz estará ante la posibilidad de recibir dos galardones en un mismo día.

Johansson fue ternada en las categorías de mejor actriz y mejor actriz de reparto, una particularidad que no suele darse. En los 92 años de historia de los premios se trata de la onceava vez en la que sucede. Con un detalle a su favor: nunca nadie ganó ambos premios. La primera fue Fay Bainter, en 1939. Pero hubo otros casos más recordados: Al Pacino, por “Perfume de mujer” y “El precio de la ambición”; Emma Thompson, por “Lo que queda del día” y “En el nombre del padre”; y Sigourney Weaver, quien pese a no ganar por “Gorilas en la niebla” y “Secretaria ejecutiva”, sí lo consiguió en ambas en los Globos de Oro del mismo año.

De imponerse en sendas categorías, la actriz se convertiría en la única en lograrlo. Claro que no es fácil. Los recientes resultados en otras premiaciones que preceden al Oscar así lo demuestran. Pese a las nominaciones no pudo ganar en ninguno de los más importantes. Tendrá en frente rivales de peso en los dos casos. Renée Zelwegger aparece como una fija por su rol en “Judy”, la película que cuenta la vida de Judy Garland; mientras que casi no existen chances de que Laura Dern no triunfe como mejor actriz de reparto por su papel en “Historia de un matrimonio”, el filme que justamente protagoniza Johansson.

Scarlett3.jpg
La actriz está nominada a los Oscar 2020 por su rol en

La actriz está nominada a los Oscar 2020 por su rol en "Jojo Rabbit" e "Historia de un matrimonio"

Para la artista es una reivindicación. No fue tenida en cuenta ni siquiera por grandes actuaciones como las conseguidas en “Match point” y “Perdidos en Tokyo”, por las que sí fue nominada para los Globos de Oro, aunque no pudo ganar.

La carrera de Johansson, quien hace poco cumplió 36 años, cuenta con 66 películas. Comenzó de chica. En “North” (1994), su primer film, se puso en la piel de la hermana menor de Elijah Wood, donde sus padres eran interpretados por Jason Alexander y Julia Louis-Dreyfus, dos de los artistas del momento por su protagonismo en la serie “Seinfeld”.

Con tan solo 19 años se convirtió en ícono de culto por su interpretación, junto a un genial Bill Murray, en la mencionada “Perdidos en Tokyo”, donde se pone en la piel de Charlotte, una joven solitaria que, en la crisis de los 20, transcurre su vida en modo de espera. El filme recibió cuatro nominaciones a los Oscar y ganó en mejor guion original. El susurro final de la película es, quizá, uno de los misterios sin resolver en el cine del siglo XXI.

Luego de algunos pasos sin destacar, en 2005 le llegó su primera oportunidad de ser dirigida por Woody Allen. El resultado fue bien recibido por la crítica. De aquella chica en suspenso a femme fatale, el cambio logrado para “Match point” (2005) generó impacto.

Johansson4.jpg
En la piel de Charlotte, en

En la piel de Charlotte, en "Perdidos en Tokyo"

Se sucedieron una serie de protagónicos sin mucho porte bajo la dirección de Michael Bay y Brian De Palma, y Woody Allen volvió a convocarla para “Scoop” (2006), uno de sus filmes más flojos. Ese mismo año se destacó en “El truco final”, como una mujer entre dos magos, hasta que el director neoyorquino la llamó nuevamente para “Vicky Cristina Barcelona” (2008). Fue la confirmación de que Allen tenía una nueva actriz fetiche.

Antes del cambio de década, Johansson se volcó a la música y logró un disco de devoluciones dispares. “Anywhere i lay my head” (2008), cuya principal exposición se dio a partir de la colaboración que tuvo de parte de David Bowie, quien sumó su voz en dos versiones de canciones de Tom Waits: “Falling down” y “Fannin street”. El trabajo entró en la lista de los mejores del año para algunos críticos especializados mientras que desde la Rolling Stone la calificaron, con mala intención, como “una Marilyn Monroe desmayada”.

Scarlett Johansson cantando.mp4

Interpretando "Falling Down" junto a David Bowie

En la segunda década del siglo XXI encontró su rol más popular: Natasha Romanoff, mejor conocida como Black Widow. Con este rol, Johansson se convirtió en una actriz popular con llegada a todos los rangos etarios. Su primera aparición fue en “Iron man 2”. Le sucedieron siete películas más, entre ellas todos los filmes de “Avengers”.

A la par, la actriz logró llamar la atención de los mejores directores de la época para participar de filmes como “Her” (2013, Spike Jonze), donde interpreta a Samantha, una voz femenina de la que se enamora el personaje de Joaquin Phoenix); “Salve, César” (2016, hermanos Coen); “Isla de perros” (2018, Wes Anderson); y las ya mencionadas “Historia de un matrimonio” (2019, Noah Baumbach) y “Jojo Rabbit (2019, Taika Waititi).

Johansson2.jpg
Tres de sus roles emblema.

Tres de sus roles emblema.

En la actualidad, la artista se encuentra a la espera de lo que será el estreno de “Black Widow”, la película sobre el personaje de Marvel por la que recibirá 20 millones de dólares. En 2019, consiguió (por segundo año consecutivo) alzarse como la mejor paga del mundo por cosechar más de 50 millones de dólares en filmes.

Hace pocos días, antes de la nominación de los Oscar, la actriz se volvió habitué de las noticias por su visita a Saturday Night Live, donde trabaja como guionista Colin Jost, su pareja, con quien anunció que se casará durante este año. Será su tercer matrimonio en un año que, quizá, quede para el recuerdo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario