Colón: pese a apuro oficial no se votará hoy autarquía

Espectáculos

Pese a las presiones del gobierno de la ciudad, la autarquía del Teatro Colón tendrá que esperar. Fuentes del oficialismo habían asegurado a este diario, en el curso de la semana, que «la autarquía sale el jueves» (por hoy), aunque diversos legisladores consultados ayer negaron de plano tal posibilidad. La presidente de la Comisión de Cultura, Inés Urdapilleta (Frente para la Victoria), dijo ayer a este diario que «un régimen como el de la autarquía del Colón, cuyo primer proyecto oficial contenía tantas fallas, atribuibles en muchos casos al desconocimiento, no es algo que pueda ser aprobado entre gallos y medianoche. Estamos hablando del Teatro Colón, no de una agencia de turismo».

Una de las críticas más recurrentes al proyecto oficial de Autarquía que formulaba la oposición, más allá de las modalidades para el manejo de un presupuesto anual de 90 millones de pesos, consistía en que se creaba la figura de un Director General omnipotente, sin comité asesor, y que sólo respondía a las órdenes del Jefe de Gobierno. También se lo cuestionaba porque dejaba a criterio de ese director la posibilidad de crear direcciones a su antojo.

De todas formas, la demorada ley de autarquía ya no tendrá esa redacción. La Legislatura viene trabajando sobre otro proyecto, que surge de las numerosas enmiendas y correcciones efectuadas, y sobre las que aún podrían realizarse algunas más.

«El gobierno está apurado, pero estamos ante algo muy importante y que no admite apresuramientos», continuó Urdapilleta. «Del primer proyecto subsiste, desde luego, la autonomía financiera y de gestión del teatro Colón, pero prácticamente todo lo demás fue revisado. El viernes habrá una reunión de la comisión de cultura donde se volverá a debatir esta ley, donde todos darán sus opiniones, y lo que surja será expuesto a los diputados del resto de las comisiones.»

La legisladora Teresa Anchorena (Coalición Cívica) coincidió en el mismo diagnóstico con respecto a los tiempos. «No entiendo cómo pueden sugerir que la autarquía podría votarse mañana (por hoy) cuando ni siquiera hubo reunión conjunta de las tres comisiones, Constitucional, Hacienda y Cultura», subrayó. «Lo que sí podemos decir es que estamos trabajando activamente en el proyecto nuevo, que se han hecho las correcciones necesarias que el oficialismo ha comprendido, pero aún falta perfeccionarlo».

  • Parálisis

    Más allá de la aprobación del nuevo régimen, hay motivos mucho más preocupantes en lo que atañe al teatro Colón, ese «templo de la lírica» que hoy parece más un buen recuerdo de viejos tiempos que una realidad cotidiana. En primer lugar, la penosa comprobación de que prácticamente, desde fines del año pasado, las obras están paralizadas.

    El Master Plan de Ibarra y Telerman fue incapaz de cumplir en tiempo y forma con lo prometido, agotó el presupuesto, y sólo se llegó a remodelar una parte pequeña de la sala (los vitraux, por ejemplo). No sólo eso, sino que los trabajos sobre algunos sectores sensibles, a juicio de expertos en restauración como Fabio Grementieri, podrían haber afectado la legendaria acústica de la sala. Al asumir Macri, se decidió borrar de un plumazo el Master Plan. Le quitó al Ministerio de Cultura la competencia en el manejo de las obras para transferírsela al de Desarrollo Urbano, y desde allí se llamó a licitación internacional para contratar una nueva consultora para que monitoree las obras. La ganadora fue CYASA. Pese a ello, todo parecería continuar como antes.

    «Los movimientos en el estado son muy lentos», dijo Urdapilleta. «Hay que entender que el traslado de la responsabilidad en las obras de un ministerio a otro, la licitación de una consultora y la adjudicación de los trabajos a las distintas empresas lleva su tiempo. Pero, si las obras se reemprenden, supongamos, en agosto, como me dijo la arquitecta Terreno, nada impediría que a fines del año que viene la sala ya esté en condiciones de funcionar, es decir, antes del plazo fijado por el gobierno que es mayo de 2010».

    La mención de la arquitecta Sonia Terreno, quien estuvo al frente del Master Plan telermaniano y que continuaría ahora, y la posibilidad cierta de que las empresas contratistas para las distintas áreas sigan siendo las mismas, no hace más que confirmar que durante la actual gestión el Master Plan sólo ha cambiado de nombre, con el agravante de la penosa pérdida de tiempo de más de medio año, por lo menos.

  • Fin de conflicto

    En todo este contexto, algo de alivio. Ayer se solucionó el conflicto que enfrentaba a la Orquesta y el Coro Estable del Teatro Colón con la dirección general desde la semana pasada, cuando ambos cuerpos fueron declarados «sin actividad» por Horacio Sanguinetti. La medida había sido dispuesta luego de que los integrantes de ambos organismos, en especial el de la Orquesta, le interrumpieron cinco ensayos generales al director Carlos Vieu correspondientes al «Requiem» de Verdi, que debía tocarse en San Isidro, para realizar asambleas gremiales. Entonces fueron suspendidas también las funciones correspondientes a «Carmina Burana» de Carl Orff.

    El Coro había adherido a estas asambleas (uno de los motivos por los que protestaban los músicos eran las deficientes condiciones acústicas en el lugar donde ensayaban, la sala de Unione e Benevolenza).

    Afortunadamente, a través de un comunicado, ayer informó el Colón que, tras reunirse el lunes pasado con integrantes de la Orquesta Estable y el Director de Estudios del Teatro, Guillermo Opitz, se convino que ese cuerpo artístico levante su «estado de Asamblea Permanente» y se dejó sin efecto la disposición tomada la semana pasada de considerar «sin actividad» a la Orquesta y Coro Estables.

    Si hubiese habido una postergación por tiempo indefinido de esta virtual condición de « disponibilidad», los mayores afectados habrían sido los contratados, con lo cual la situación gremial se hubiera tornado explosiva. Ayer se informó que las funciones de «Carmina Burana», suspendidas anteriormente, se reprogramaron para el sábado 19 de julio a las 20.30 y el domingo 20 a las 18.30 en el Auditorio de Belgrano.

    No hay que olvidar que, en el caso de estas dos últimas funciones, interviene como coproductor una sociedad musical privada, Festivales Musicales, por lo cual el perjuicio al que se exponía el Colón era doble, ya que hubiese tenido que devolver el dinero que de antemano abonan estas sociedades.
  • Dejá tu comentario