Denuncian a Guillermo Coppola por la "novia" cubana de Maradona

Espectáculos

Además del ex representante de Diego la denuncia incluye a varias personas que componían el entorno del "diez" en aquellos años

Luego del escándalo que generó la aparición de Mavys Álvarez, la ex novia cubana de Diego Maradona, presentaron una denuncia penal contra Guillermo Coppola, Carlos Ferro Viera, Gabriel Buono, Omar Suárez y Mariano Israelit, todos cercanos al "Diez" en aquellos años, por presunta trata de personas y corrupción de menores.

Durante la serie de entrevistas dadas en los últimos días, la cubana no sólo relató cómo fue que llegó a conocer a Diego, quien por ese entonces estaba instalado en La Habana para recuperarse de su adicción a las drogas, si no también cómo comenzó ella misma a consumir cocaína y cómo fue su viaje a la Argentina, teniendo tan sólo 16 años de edad. Según explicó Mavys, los denunciados habrían obligado a la joven a mantener una relación con Maradona, la trajeron al país en una valija y le hicieron una cirugía mamaria, todo en connivencia y con la autorización especial del Gobierno cubano, que estaba en manos de Fidel Castro.

Mavys contó que ella salió a caminar sola por Matanzas, al este de La Habana, el 1 de septiembre del año 2000 cuando un hombre cubano la invitó a acompañar a Maradona, quien estaba "deprimido", según el hombre.

"Al principio pensé que quien me proponía eso estaba loco. Después supe que era el salvavidas del hotel. En el carro, a unos pasos, nos miraba Carlos Ferro Viera, amigo de Maradona. Estuvieron más de una hora convenciéndome de que era importante ayudar a Diego, que era una figura mundial, amigo de Cuba y que estaba deprimido. Y finalmente acepté", comenzó relatando la mujer.

Mavys detalló: "En el hotel me recibió Guillermo Coppola, un amigo de Maradona. Ahí me asusté muchísimo porque estaba en toalla y pensé lo peor. Unos minutos después me recibió Maradona. Conversó mucho conmigo y me dio confianza. Me cayó bien. Nunca se propasó. Me invitó junto a mi familia al día siguiente a cenar al palacio Dupont. Yo era una niña. No tenía maldad ninguna. Él era un extranjero, un rico y se había fijado en mí. No podía decirle que no. Era un privilegio ser su novia", dijo Mavys, quien durante los cinco años que Diego permaneció en Cuba mantuvo un vínculo con él.

Dejá tu comentario