EE.UU.: cinco décadas en la obra del rebelde Roth

Espectáculos

La retrospectiva de Dieter Roth (1930-1998) que se exhibe en el Centro de Arte Contemporáneo P.S.1 y en el Museo de Arte Moderno, ambos de Nueva York, comprende cinco décadas de la obra de uno de los artistas más destacados del período de postguerra, sobre todo por su crítica a la cultura del siglo XX.

La exhibición incluye más de 370 obras, de los más diversos géneros y recursos, esculturas, dibujos, pinturas, libros, instalaciones y videos. En el P.S.1 se exhibe Roth Time, cinco instalaciones de grandes dimensiones que ponen de manifiesto la importancia que tenía para el artista el proceso creativo, así como su concepción integral de la obra de arte.

Roth
siempre dejó de lado todo tipo de discriminación o jerarquización entre los géneros artísticos y las técnicas. Fue poeta, tipógrafo y pintor. Desde muy joven, a los 17 años, quería ser escritor-poeta aunque luego fue primero diseñador gráfico. En 1963, fundó la revista «Spinale» en la que publicó poemas. Otros los destruyó y tiró al río.

Hay relaciones estrechas entre los escritos de Roth y su plástica. En su variada obra se destacan las series arbitrarias de Obras coleccionadas: destrozó en partes volúmenes de Hegel y los transformó en embutidos al juntarlos con grasa de cerdo y cubrirlos con piel de salchichas. Los artistas de la generación de Roth buscan sus materiales en ferias de artesanos, obras en construcción y/o negocios de baratijas, así como Arman recoge objetos en tachos de papeles y basura.

Con estos artistas se modifica la concepción duchampiana del ready-made y se invierte la relación arte como modo de vida para dejar lugar a que la vida se transforme en un modo de arte. También su actividad está relacionada con los collagesinstalaciones de
Kurt Schwitters que inició primero en París y luego en Londres.

Roth se vinculó al Grupo Fluxus interesado por la alusión a lo efímero, como el
Piano integral, 1958-63 del gran video-artista coreano-americano Nam June Paik y a la notación revolucionaria del músico del grupo, Karlheinz Stockhausen. También se acercó a la búsqueda de efectos como los de las obras de Wolf Vostell, un creador que vivió sus primeros happenings cuando la gente se refugiaba de los bombardeos.

La muestra en P.S.1 comienza con
Garten-Skulptur (Escultura jardín) 1968-96, una instalación de 20 metros de largo, formada por muebles serruchados, plantas y videos. Desarrollada durante casi treinta años, la obra reflexiona sobre una colección, su decadencia y metamorfosis. Por su naturaleza el objeto artístico permanece como sin terminar.

Uno de los postulados de
Roth es que el arte no es tanto el objeto producido, sino el proceso: la obra es algo viviente, una entidad en permanente flujo. Así como Roth cambiaba y adaptaba su propio nombre según las ocasiones también lo hizo con sus obras. Por ello, siguiendo esa ideología la llamó en un primer momento como Garten geraet (herramienta/jardín) para enfatizar su carácter productivo y exploratorio, como una herramienta que genera, crea, crece pero también destruye y construye arte.

Para
Fussboden (Piso), 1972-1992, levantó el suelo de su taller y lo colocó en la sala de exposición como si fuera una pintura o un tapiz. La goma y el pigmento sobre el piso de madera nos remiten a la permanente producción de desechos. En Flacher Abfal (Basura plana) 1975-1992, expone un conjunto de objetos pequeños sobre hojas tamaño A4. Alude, en fin, a la fugacidad del tiempo y la insignificancia de la cotidianeidad.

Dejá tu comentario