Herrero explora el vínculo entre economía y plástica

Espectáculos

El “paisaje” de barras, estadísticas y gráficos de tortas es la base de su trabajo artístico, como se aprecia en su muestra en Herlitzka + Farías.

Gráficos circulares, porcentajes, estadísticas, planillas de cálculo, gráficos de tortas y barras constituyen desde hace algún tiempo el universo estético de Alicia Herrero, cuya preocupación son los temas económicos y las desigualdades en el mundo global. Recientemente se le otorgó, junto a 10 destacados artistas, el Premio a la Trayectoria Artística –muestra que se exhibió en el Museo Nacional de Bellas Artes- en la que exhibió una obra en vidrio y acero de título duchampiano, “Mise à nu” (Puesta al desnudo). Un gran vidrio, severo, con números correspondientes a estadísticas que aparecían en los bordes.

Este “paisaje” de cálculos es propalado cotidianamente por los medios, su lenguaje se ha vuelto familiar; todo el mundo habla del dólar, de la economía. Herrero vincula el arte de la economía y la economía del arte y pone el énfasis en la medición y sus misterios, quizás al recordar una frase de Leonardo en su Tratado de la Pintura: “el joven debe aprender las medidas de cada cosa”, ya que fue el ideólogo, entre otras disciplinas, de la aplicación de la geometría, las matemáticas, el homo universalis que se destacó en muchas ramas del saber.

Artista de vastísimo curriculum, graduada en la Universidad Nacional de Arte, ha recibido el Premio Fundación Fortabat (2019), ganado numerosas becas e intervenido en exposiciones nacionales e internacionales. Conocimos su obra en la Bienal de La Habana (1994) y posteriormente en la del Fin del Mundo en Ushuaia (2007). Entre sus publicaciones: “Art & Politics Now” (Thames & Hudson), “It´s the Political Economy, Stupid”, “The Global Financial Crisis in Art and Theory (Photo Press). Su obra forma parte de colecciones públicas y privadas.

En una muestra realizada en 2020 en Proa, “Crear Mundos”, presentó sus vasos en aluminio pintado “Quianlong”, estimado en u$s900.000, y “Embriaguez – Vulnerable”, en u$s5.000.000, una parodia de cómo la obra de origen chino se valorizó en un remate de Christie´s, una mirada crítica sobre las cifras siderales, casi obscenas, que se pagaban en las subastas a fines de 2000. También recordamos “Separar, ordenar, génesis y manipulación”, una reflexión y una ironía a través de utensilios de cocina, del rol laboral casi invisible de la mujer en la sociedad. Obra que en cierta manera es un antecedente de “Repasando” (1992) y que formó parte de la muestra presentada en 2019 en Colección Amalita “Tácticas Luminosas- artistas mujeres en torno a la galería del Rojas”, repasadores de algodón colgados prolijamente sobre barrales y la silueta de una mujer recortada en el clásico mantel de hule floreado en actitud de “no doy más” sobre una mesa.

En su actual muestra en Galería Herlitzka + Faría “Algo (de) ritmos, instrumentos, mutaciones”, presenta pinturas y esculturas, complementaria de una anterior en el mismo espacio, “El misterio de las medidas y los desbordes”, donde midió la pobreza, la desigualdad, el crecimiento, las inversiones, el consumo. La muestra está pensada como una gran instalación con materiales como acrílico, acetato, vidrios, aluminios, paneles de diferentes tamaños, intervenciones sobre los muros. Herrero recurre al arte concreto, a colores puros, de gran potencia estética, lo que obliga a preguntarse ¿cómo ver el sentido estético en configuraciones frías y rígidas?

Ella señala que con el color invita a reflexionar sobre el arte, la macroeconomía, las progresiones. El dibujo está realizado en pincel, los dorados son de su propia elaboración así como las bases de las esculturas, una manera de celebrar el oficio. También recurre a gráficos y estadísticas suministradas por prestigiosas organizaciones internacionales.

Entre las obras destacamos “Movimiento para deshechizar un paisaje”, diagrama de carácter galáctico que representa 147 corporaciones poderosas realizado desde un algoritmo descubierto por un biólogo; “Cotidianomía”, “Vanitas”, “Instrumental”, obras de lectura compleja pero de gran atractivo visual y sobre todo, compromiso con la realidad.

(Libertad 1630, de 11.30 a 19).

Dejá tu comentario