La Argentina, aún lejos y sin definir la norma

Espectáculos

Si México calcula su entrada en la era digital hacia el año 2021, la Argentina, que todavía ni siquiera definió su norma de transmisión, no estaría demasiado distante de esa fecha. Si la televisión en color llegó a nuestro país casi 20 años después de que fuera común en los EE.UU., la brecha de poco más de diez años entre un país y el otro en la era digital no sería algo anormal. Gabriel Mariotto, titular del COMFER, aún no ha emitido opinión sobre el tema (al contrario que Julio Bárbaro quien, después de haber dado a entender en noviembre de 2006 que la Argentina seguiría el estándar europeo DVB, dijo pocos días más tarde que «todavía falta mucho para todo eso»). Toda una serie de escollos políticos y económicos deben resolverse antes de ponerse a pensar en la reconversión de aparatos, como ocurre en Estados Unidos.

Por empezar, el país debe que oficializar l norma de televisión digital seguirá para sus transmisiones. En 1999, el ex Secretario de Medios del gobierno Menem, German Kammerath, se inclinó por la norteamericana ATSC (también adoptada por México), aunque a fines de fines de 2006 la Argentina prefirió -aunque nunca fue oficializado, como ya fue visto- la norma europea DVB, más flexible para la recepción móvil y telefónica, que -en principio- no plantearía los mismos problemas de recepción a los que se ven enfrentados los hogares norteamericanos en las zonas de dificultosa recepción. También el gobierno debe decidir cómo repartirá las nuevas señales, ya que una señal digital, de 6 Mhz, permite o bien la transmisión en Alta Definición (con el uso de la totalidad de la banda), o bien la partición en cuatro para cuatro señales diferentes digitales, que transmitan en 1,5 Mhz. Esto beneficiaría a ese licenciatario con tres canales adicionales, que diversificará según la publicidad de que disponga.

Sin embargo, el actual proyecto de Ley de Radiodifusión del Ejecutivo -si bien no habla sobre la norma que adoptará la Argentina-, prioriza la definición standard por sobre la de Alta Definición. Esto significa que, según ese proyecto al menos, el gobierno prefiere que no exista Alta Definición como garantía de que cada licenciatario obtenga sólo una señal digital.

Dejá tu comentario