Más problemas y nuevos parches para el Blu-ray

Espectáculos

Desde que lograra imponerse en la batalla por el futuro de la alta definición, el formato Blu-ray no ha logrado consolidar su posición monopólica. En primer término, los reproductores no bajan de precio, lo que impide su consumo a un nivel más masivo. Esto revela, por un lado, la veracidad de las versiones que sostenían que Sony trabajaba a pérdida con su disco de alta definición; y por el otro, que después de tanto tiempo, recién se está en la etapa en la que sólo los muy fanáticos de la novedad adquieren una determinada tecnología, pagando precios exorbitantes.

En segundo término, el Bluray exige al usuario un cierto conocimiento informático ya que, periódicamente, es necesario actualizar el firmware -el software que incluye todo fabricante en sus productos- para que el aparato siga funcionando correctamente. Esta operación se puede realizar recibiendo por correo un disco con el software o bajándolo de Internet y grabándolo en un CD y también, si uno posee un Blu-ray con conexión a Internet, bajando directamente el software desde el sitio del fabricante. En pocas palabras, un verdadero engorro para quienes hasta ahora sólo han sido usuarios de reproductores de VHS o de DVD.

Como si todo esto fuera poco, el principal producto con Blu-ray hoy en el mercado es la consola PlayStation 3, cuyo lanzamiento fuera largamente demorado justamente para dotarla con el aparato en cuestión, decisión que ha llevado a la PS3 a perder su posición dominante en el mercado de las consolas de juegos. En un intento por recuperarse de esas pérdidas -estimadas en más de 3.000 millones de dólares-, Sony lanzará en breve su propio sitio para que los usuarios de PS3 puedan bajar películas y series desde Internet, una facilidad que, desde hace meses, está disponible para las consolas rivales Xbox y Wii. Esta decisión, según los creadores del Blu-ray, les permitirá comenzar a ser rentables a partir de marzo de 2009.

Con tanta improvisación a la vista, metodologías que no son propias del mercado del entretenimiento hogareño e inexistente oferta en nuestro país, vale la pena considerar si éste es el momento de adquirir un Blu-ray o es mejor seguir esperando hasta ver la verdadera evolución del medio. Los antiguos usuarios de un Betamax o de un reproductor de discos láser, seguramente tienen una respuesta definitiva sobre el particular.

Horacio Moreno

Dejá tu comentario