Nueva teoría sobre la muerte de Bruce Lee apunta al consumo excesivo de agua

Espectáculos

La autopsia que se le realizó a Bruce en el momento de su fallecimiento llegó a la conclusión de que el intérprete murió a causa de un edema cerebral.

El 20 de julio de 1973, Bruce Lee fallecía en Kowloon Tong (Hong Kong), a los 32 años, tras retirarse a descansar a su dormitorio aquejado de mareos y náuseas. Horas más tarde, su equipo lo encontró inconsciente y aunque fue trasladado al hospital, nada pudo hacerse por reanimarlo. Desde entonces, la causa de la muerte del actor y experto en artes marciales se convirtió en motivo de investigación científica, pero sobre todo en el epicentro de nuevas y controvertidas teorías alrededor de la pérdida de Lee.

La autopsia que se le realizó a Bruce en el momento de su fallecimiento llegó a la conclusión de que el intérprete había consumido marihuana en las horas previas a su muerte y que tras esto había ingerido un analgésico llamado Equagesic. "Su muerte fue el resultado de un edema cerebral causado por hipersensibilidad a Equagesic", se publicó de manera oficial como resultado de la autopsia.

Ahora un reciente artículo publicado en el Clinical Kidney Journal asegura que Bruce Lee habría muerto por beber mucha agua. Según su estudio, Bruce podría haber muerto de hiponatremia. Esto es un exceso de agua en nuestro cuerpo que el riñón es incapaz de expulsar.

"Falleció a causa de una forma específica de disfunción renal: la incapacidad de excretar suficiente agua para mantener la homeostasis del agua, que es principalmente una función tubular. Esto puede provocar hiponatremia, edema cerebral y muerte en cuestión de horas si la ingesta excesiva de agua no se corresponde con la excreción de agua en la orina, lo que está en consonancia con la línea de tiempo de la muerte de Lee", apuntan.

"Esta incapacidad del riñón para excretar el exceso de agua mató a Bruce Lee", concluyen los investigadores. "El hecho de que seamos un 60% agua no nos protege de las consecuencias potencialmente letales de beber agua a un ritmo más rápido de lo que nuestros riñones pueden excretar. Irónicamente, Lee hizo famosa la cita Be water, my friend, pero el exceso de agua parece haberlo matado en última instancia", concluyen.

Temas

Dejá tu comentario