El Oscar de la pandemia, ante su misión más dura: atraer al público

Espectáculos

Otro hecho insólito: la mayoría de los films nominados ya puede verse en las plataformas.

El domingo a las 22 la Academia de Hollywood celebrará la 93° edición de sus premios Oscar, aunque esta vez el mayor suspenso no reside en quiénes se llevarán las estatuillas después de un año de cines cerrados por la pandemia, y un menú de películas candidatas más bien modestas, sino en cómo harán los organizadores de la ceremonia para infundirle un interés que, de antemano, parece perdido frente a todo lo que se vivió, y se sigue viviendo. Los Oscar se presentarán por primera vez en una estación de tren en Los Ángeles, la Unión Station, aunque en un imponente edificio Art Deco. Los productores no han dado demasiados detalles sobre la ceremonia, que en la Argentina se verá a partir de las 21 por el canal de cable TNT, con doblaje al español, y en TNT Series en su idioma original. Sin embargo, anticiparon que el tono será optimista y que el show será como una carta de amor a la golpeada industria del cine. “Estamos aquí para defender la importancia del cine”, dijo Stacey Sher, una de los tres productores.

“Mank”, el drama de Netflix sobre el Hollywood de la década de 1930, lidera las nominaciones en 10 categorías, incluida la de Mejor Película, en una lista que incluye la saga judicial de los años 60 “El juicio de los 7 de Chicago”, también de Netflix. Las otras nominadas son el drama “Nomadland”, “Hermosa venganza”, “Minari”, “Judas y el Mesías Negro”, “El padre” y “El sonido del metal”.

“Este año, estas películas no son muy conocidas, pero están más accesibles que nunca ya que todas están en plataformas de streaming. Sin embargo, hay muchos temas deprimentes, y muchas son películas pequeñas y lentas”, dijo Pete Hammond, en Deadline.

En nuestro país, la mayor parte de esos títulos también está en plataformas. En Netflix pueden verse “El Juicio de los 7 de Chicago”, “Mank, “La Madre del blues”, “Fragmentos de una mujer”, “Hillbilly, una elegía rural”, “Tigre Blanco”, “Noticias del gran mundo”, “Amor y monstruos”, “Cielo de medianoche”, “Cinco sangres”, “El agente topo”, “Campamento extraordinario” y “Mi maestro el pulpo”. En Amazon, “El sonido del metal”, “Una noche en Miami”, “Borat 2” y “Time”, y en Disney+ “Soul”, “Unidos”, “Mulán” y “El magnífico Iván”.

Se espera que la audiencia de televisión del domingo se derrumbe marcadamente en relación a años anteriores, en línea con otras entregas de premios durante la pandemia, donde en algunos casos la caída fue de hasta 60%, como ocurrió con los Globos de Oro. El “virus del desinterés” afecta inclusive a los expertos del sector: “Cuando hasta para mí es difícil apasionarme, empieza a ser un problema”, dijo a The New York Times Jeanine Basinger, fundadora del departamento de estudios sobre cine de la Wesleyan University, y autora de libros sobre Hollywood como “La máquina de estrellas”. El director Steven Soderbergh: otro de los productores de la ceremonia, habría impuesto en su contrato una cláusula categórica para que la entrega no sea por Zoom. Los premios serán en vivo, aunque distribuidos en varias locaciones: además de dos en Los Angeles, también en Londres y otra veintena en conexión vía satélite.

Los participantes no podrán usar barbijo frente a las cámaras (aunque sí cuando no estén siendo filmados), porque la realización del show, en cuanto a medidas anti covid, será tratada como un estudio de filmación, con medición de la fiebre al entrar y al menos tres hisopados a los participantes en los días previos a la ceremonia. Habrá una versión reducida de la alfombra roja, con tres fotógrafos y un número limitado de periodistas, mantenidos a distancia de los entrevistados.

La audiencia de los Oscar, de todas formas, ya estaba en caída libre antes de la pandemia: la baja fue de 44% entre 2014 y el año pasado, cuando 23,6 millones de personas miraron el film surcoreano “Parasite” al ganar el primer premio. Si esta vez la baja fuera comparable a la del Globo de Oro, sería una catástrofe para la Academia y para ABC (el canal estadounidense que lo transmite), que por la exclusiva de la emisión en directo se comprometió a pagar casi mil millones de dólares hasta 2028. La emisora puso en venta este año espacios publicitarios a precios de descuento: dos millones de dólares por 30 segundos, el 13% menos que en 2020.

Los organizadores también enfrentan el desafío de encontrar el equilibrio entre el escapismo y el dolor infringido por el coronavirus (más allá de que, francamente, no hay demasiado “escapismo” entre las peliculas candidatas).

Si bien Netflix obtuvo 35 nominaciones, los analistas dicen que podría volver a quedarse sin el premio mayor. “Nomadland”, la película de Chloé Zao sobre la comunidad estadounidense de casas rodantes, ha recibido la mayoría de los principales premios antes de los Oscar. Del mismo modo, la alineación de Hollywood con las causas sociales, raciales y de género, se ha traducido en una nómina de candidatos políticamente impecables aunque no siempre convocantes para el gran público que tradicionalmente consumía el Oscar.

Los nominados a Mejor Director incluyen por primera vez a dos mujeres: Chloé Zhao por “Nomadland” y Emerja Fennell por “Hermosa venganza”, que se encuentran entre un record de 76 mujeres nominadas al Oscar este año. Nueve de los 20 nominados en actuación, incluidos los favoritos Chadwick Boseman (póstumo), Daniel Kaluuya y You Yuh-jung, son personas negras.

“Creo que estos Oscar serán recordados como aquellos en los que los cambios introducidos hace seis años, a raíz de #OscarsSoWhite, han cumplido su promesa”, dijo el actor negro Dwayne Barnes. El fallecido Chadwick Boseman y Viola Davis (“La madre del blues”), Daniel Kaluuya (“Judas y el Mesías negro”) y el surcoreano Youn Yuh-jung (“Minari”) tienen buenas posibilidades de ganar el domingo entre los actores. En cuanto a Chloé Zhao, nacida en China, es favorita al Oscar al mejor director con “Nomadland”.

La campaña #OscarsSoWhite se lanzó en enero de 2015 en las redes sociales para denunciar la abrumadora mayoría de candidatos blancos premiados ese año por una Academia compuesta principalmente por hombres mayores anglosajones.

Dejá tu comentario