Previsible familia disfuncional francesa

Espectáculos

“Quien me ame, que me siga”, dice el título original de esta tradicional comedia francesa donde, paradójicamente, la mujer no quiere que nadie la siga. Bueno, al comienzo tampoco quiere que el marido la vea cuando ella sale de la casa del vecino. Pobre señora, el marido le salió cornudo, y encima se ha vuelto un viejo gordo rezongón y achacoso, que largó el oficio de mecánico porque los autos de ahora son “basura electrónica”, se lleva mal con la hija, con el nieto, preadolescente y mulato, con el vecino que la va de amigo y con el resto del mundo. No le falta nada para que un día la mujer pierda la paciencia, le reproche su “aliento a damajuana” y le pegue un bife (por su parte, ella huele a vino y marihuana, pero con discreción porque es una señora grande).

Lo gracioso es que, cuando ella se manda mudar, el marido, el nieto y luego el amante se juntan para hacerla volver a casa. Historia de resortes previsibles, más o menos eficaces, tiene algunos otros personajes, una boda moderna a la que abuelo y nieto entran colados, peleas de cérvidos contra depredadores, y dos protagonistas de peso, tanto juntos como separados, Daniel Auteuil y Catherine Frot. Director, José Alcalá, que ya hizo un buen policial con doña Frot, “Coup d’eclat”. Coproductor, el marsellés Robert Guediguian, sin más expectativa que la de producir cine en su tierra occitana.

“Nosotros tres” (“Qui m’aime me suive!”, Francia, 2019). Dir.: J. Alcalá. Int.: D. Auteuil, C. Frot, B. Le Coq.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario